Confitería «Conrado» de La Bañeza
Confitería «Conrado» de La Bañeza - ICAL

La confitería «Conrado» de La Bañeza eleva su tradicional premio del Roscón hasta 10.000 euros

Será del 2 al 6 de enero cuando venderá el postre donde esconderá la «sorpresa»

LeónActualizado:

La Confitería «Conrado», ubicada en la localidad leonesa de La Bañeza, esconderá este año 10.000 euros en un roscón de Reyes que ya ha comenzado a vender, una tradición que celebra este año sus once años y que ha llevado a estos maestros confiteros a vender roscones en todo el territorio español y en Europa.

Manuel Antonio González, propietario de esta confitería, que se fundó en 1856 y que pertenece ya a la quinta generación al frente de este negocio familiar, ha explicado, en declaraciones a Ep, que los roscones ya se han empezado a vender, aunque será del 2 al 6 de enero cuando se venderán los roscones donde se esconderá el premio.

Estos roscones se han hecho famosos desde que hace diez años, en 2009, el propietario de la confitería decidiese esconder un premio de 500 euros en uno de ellos, una cifra que ha ido aumentando año tras año hasta llegar a los 10.000 euros esta edición.

La producción de los famosos roscones de la confitería «Conrado» no se limita sólo a Navidad ya que la producción artesanal de este dulce se mantiene a lo largo de todo el año aunque es en esta fechas cuando se intensifica su elaboración.

Con destino Berlín

Desde el año pasado, los roscones rellenos de esta confitería se pueden vender a cualquier parte del mundo, de hecho, esta semana ha salido un cargamento de 300 de estos dulces navideños con destino a Berlín, en Alemania, además de que se pueden adquirir a través de las páginas web elreydelroscon.es y confiteriaconrado.es.

Manuel Antonio González ha explicado que los roscones que más se venden son los rellenos de nata y crema, seguidos de los que no llevan nada, aunque cada vez hay más demanda de estos dulces con dos sabores, es decir, mitad relleno de una cosa y mitad relleno de otra, además de que elaboran uno que bautizaron con el nombre del periodista 'Carlos Alsina' y que no lleva frutas escarchadas.

El roscón del año pasado agraciado con 9.000 euros se vendió a una vecina de Roperuelos del Páramo.