La Comunidad ya comparte prestaciones sanitarias con Galicia, Aragón y La Rioja

MONTSE SERRADORVALLADOLID. Incrementar las relaciones de Castilla y León con sus comunidades vecinas (Galicia, Asturias, Cantabria, País Vasco, Aragón, La Rioja, Madrid, Extremadura y Castilla-La

MONTSE SERRADOR. VALLADOLID.
Actualizado:

Incrementar las relaciones de Castilla y León con sus comunidades vecinas (Galicia, Asturias, Cantabria, País Vasco, Aragón, La Rioja, Madrid, Extremadura y Castilla-La Mancha) es uno de los objetivos de la Junta de Castilla y León para la actual legislatura y así lo recogió el propio presidente del ejecutivo regional, Juan Vicente Herrera, en su discurso de investidura. Se trata de establecer marcos de colaboración, especialmente en materia de servicios sanitarios ya que, la propia extensión de la Comunidad Autónoma exige de acuerdos con las regiones vecinas para evitar grandes desplazamientos a los ciudadanos.

Recientemente ha sido Galicia la firmante de un protocolo de colaboración que beneficia a unos 6.600 leoneses y zamoranos que, de esta forma, pueden utilizar el hospital comarcal de El Barco de Valdeorras (Orense) en el primero de los casos, y de Verín (Orense), en el segundo. Por su parte, municipios de orense próximos a la Alta Sanabria y de La Cabrera podrán servirse de los centros de salud castellanos y leoneses.

Desde 2005

También con La Rioja hay firmado un convenio de colaboración que, en este caso, data de 2005, mediante el cual los ciudadanos de las zonas limítrofes de Burgos y Soria se pueden beneficiar de «mecanismos de colaboración en centros sanitarios de referencia», según consta en el citado convenio, que serían, concretamente, el nuevo Hospital San Pedro y el Centro de Investigación de la Rioja. No obstante, la idea del Gobierno regional es llegar a otros acuerdos de colaboración más amplios, en la línea de los convenios que ya se han firmado con otras autonomías.

Aragón también también está a punto de subirse al carro de la colaboración en cuanto se materialice la firma de un convenio aprobado por el Consejo de Gobierno de Castilla y León el pasado mes y que beneficiará a 38 municipios correspondientes a las zonas básicas de salud sorianas de Ágreda, Ólvega, Gómara y Arcos de Jalón, y catorce municipios aragoneses, englobados en las zonas básicas de salud zaragozanas de Alhama de Aragón, Ariza, Illueca, Villarroya de la Sierra y Tarazona.

Los sorianos tendrán en Zaragoza a la unidad del dolor, la atención a embarazos de alto riesgo, la atención a niños con necesidades de cuidados críticos, especialidades pediátricas y grandes quemados que se prestan en el hospital Miguel Servet y en el clínico de Zaragoza. Mientras, los usuarios de las zonas básicas de salud sorianas de Ágreda, Ólvega y Arcos de Jalón, por medio de los citados centros hospitalarios zaragozanos mencionados, también tendrán acceso a cirugía cardiaca y vascular; medicina nuclear; C.P.R.E. (aparato digestivo); cirugía torácica, maxilofacial y plástica y medicina radioterápica.

Además, desde el hospital Ernest Lluch de Calayatud (Zaragoza) se ofertará atención urgente a la población de la zona básica de salud de Arcos de Jalón, planteándose en un futuro la ampliación de la cobertura de servicios asistenciales. Por su parte, Sacyl pondrá a disposición del Gobierno de Aragón y de su población servicios del complejo asistencial de Soria y del complejo asistencial de Burgos.

Por último, hay que destacar el acuerdo que mantiene el Ayuntamiento de Teviño con el Servicio Vasco de Salud (Osakidetza) que permite a los treviñeses recibir prestaciones sanitarias en Vitoria. No obstante, la Junta de Castilla y León también intentará llegar a acuerdos de colaboración con el Gobierno Vasco que permitan que otros municipios del norte de Burgos puedan utilizar servicios de esa comunidad autónoma a los que llegan con mayor facilidad.

De hecho, la Consejería de Presidencia ya está remitiendo a las comunidades autónomas vecinas los primeros documentos de acuerdo con los que poder trabajar. En principio, el acuerdo con la Comunidad de Madrid parece el más inmediato, al que podría seguirle el de Castilla-La Mancha. Hay que recordar, además, que prácticamente con todas las comunidades limítrofes Castilla y León mantiene ya protocolos de colaboración en materia de extinción de incendios forestales.