La Junta de Castilla y León quiere impulsar también los puntos de recarga en gasolineras
La Junta de Castilla y León quiere impulsar también los puntos de recarga en gasolineras - ABC
Economía

Comprar un coche eléctrico en Castilla y León tendrá una exención del 15% con un tope de 4.000 euros

La Junta quiere impulsar también los puntos de recarga en gasolineras

ValladolidActualizado:

La Junta de Castilla y León pondrá en marcha «lo antes posible» una serie de medidas para fomentar la compra y uso del vehículo eléctrico, entre las que se encuentra una deducción de un 15 por ciento, con un límite máximo de 4.000 euros, en el precio de cada unidad. Así lo anunció la consejera de Economía y Hacienda, Pilar del Olmo, durante la inauguración del congreso dedicado al fomento de las ciudades sostenibles «By&For Citizens», que reúne hasta hoy en Valladolid a más de 250 asistentes y 60 ponentes procedentes de toda Europa.

Allí, Del Olmo detalló la apuesta del Gobierno regional por «mejorar la calidad de vida de los ciudadanos que vivimos en las ciudades y hacer que éstas sean más sostenibles y amables». En este sentido, recordó que el Gobierno regional forma parte del grupo de trabajo de las conocidas como «smart cities», una apuesta de la Comisión Europea para fomentar las ciudades eficientes, cuyo desarrollo se basa en el crecimiento sostenible de las mismas. Respecto a las citadas ayudas, la consejera detalló que la Administración autonómica está trabajando actualmente en la puesta en marcha de una serie de iniciativas, bien a través de la Ley de Medidas o como proposición no de ley o proyecto ley que se debata en las Cortes, con un objetivo claro: «incentivar el uso del vehículo eléctrico».

Asimismo, detalló que los beneficiarios de estas ayudas serían principalmente los particulares, aunque también indicó que se dispondrá de una línea de subvenciones adicionales para los autónomos puedan también sacar provecho de estas deducciones, por ejemplo, en la compra de furgonetas. De esta manera, el Gobierno regional retoma la apuesta por el vehículo eléctrico que realizó hace ya una década. Fue en los años 2008 y 2009 cuando la Junta de Castilla y León respaldó el sector de amovilidad eléctrica y alternativa con una estrategia sobre el vehículo eléctrico.

Pero más allá de las ayudas, la consejera de Economía y Hacienda también anunciaba ayer que su departamento está trabajando actualmente junto con las distribuidoras de productos derivados del petróleo con la intención de firmar próximamente un acuerdo para impulsar la instalación de puntos de recarga eléctrica para estos vehículos en diferentes estaciones de servicio o gasolineras de Comunidad Autónoma: «Queremos que se incentive el uso de estos vehículos, pero para ello es importante que exista una red de recarga potente a lo largo de todo el territorio», recalcó Del Olmo insistiendo en que la intención del Gobierno regional es que se ponga en marcha «en cuanto se pueda».

Parque bajo

Pese a que las ventas de este tipo de vehículos son cada vez mayores, desde Anfac consideran que el parque es todavía muy bajo. De ahí que en reiteradas ocasiones desde esta agrupación hayan demandado iniciativas que favorezcan su adquisición y uso como las que pondrá en marcha la Junta, así como medidas de apoyo para la ampliación de la red de infraestructuras de recarga.

Así, el informe anual de la patronal recogía que uno de los retos de la industria del automóvil es, de cara a 2020, alcanzar una cuota del 10 por ciento de vehículos alternativos, lo que obligaría a multiplicar por cuatro las tasas actuales.