Centro de vida social y política

Centro de vida social y política

Actualizado:

Fotografía de una de las plazas que se exhiben en la muestra expuesta en las Cortes de Castilla y León

POR ISABEL JIMENO

FOTOS: F. BLANCO

VALLADOLID. Grandes o pequeñas, en pueblos o en ciudades, desde antaño las plazas han sido siempre un referente de vida y actividad y aún hoy lo siguen siendo. Sus imágenes varían de un lugar a otro, de unos tiempos a otros, pero lo que no pierden es esa esencia de lugar de encuentro, de punto destacado en la vida de las gentes. Y un repaso por esa dilatada historia es lo que hace la exposición «La Plaza Mayor» que hasta el 8 de mayo puede verse en las Cortes de Castilla y León.

Organizada por la Fundación Villalar, con la colaboración de la Cámara regional, la muestra echa la vista atrás para recuperar escenas del pasado y combinarlas con actuales, realizadas en su mayoría por Ángel Marcos, que ponen de manifiesto que desde la antigüedad la plaza ha ocupado un lugar destacado en la organización de la ciudad.

Ya lo hizo en las grandes ciudades de la Grecia antigua como Atenas, donde el ágora ocupaba un espacio preemiente y allí se ubicaban los principales edificios, desde ellos se gobernaba la ciudad, allí se realizaban las transacciones económicas y allí se celebraban las principales ceremonias. Una imagen que prácticamente se reproduce en la actualidad, aunque los orígenes de las actuales plazas hay que buscarlos en la Edad Moderna. En España son cuatro los prototipos, tres de los cuales se encuentran en Castilla y León. Medina del Campo, Valladolid y Salamanca, junto a Madrid, componen los modelos a seguir a la hora de estructurar estos espacios.

En esa génesis y devenir de estos espacios urbanos ahonda la primera parte de la muestra, estructurada en cuatro bloques. La plaza como espacio de mercado constituye el segundo. Fotografías, pinturas, estampas y vídeos antiguos ilustran cómo siempre la plaza ha sido utilizada como lugar de mercado diarios y de ferias. Lo hizo en Brujas ya en el siglo XVII y lugares como Segovia o León continúan acogiendo en la actualidad los mercados semanales.

La plaza como escenario de poder compone el tercer eje del montaje, en el que se muestra cómo las grandes ceremonias civiles y religiosas o la expresión de la autoridad elegían ya desde tiempo atrás la plaza para sus celebraciones. Hoy en día, la presencia del Ayuntamiento en las plazas es inexcusable en los modelos de las grandes ciudades. Por último, pero no menos importante, el ágora va ineludiblemente unido también al concepto de lugar de encuentro social. Un «patio urbano» que siempre ha estado asociado a la celebración de la fiesta popular. Funciones musicales, representaciones dramáticas o corridas de toros han elegido para su celebración estos espacios, en muchos casos diseñados a modo de escenarios al estar formadas por tribunas o escalinatas que se convierten en gradas para acoger al público.

En definitiva, la plaza como punto de encuentro social, escenario de poder y símbolo del desarrollo económico de las ciudades, como recordó el presidente de la Fundación Villalar y de las Cortes, José Manuel Fernández Santiago.

También, un libro

Fotografías antiguas e imágenes actuales dan cuenta de esa evolución, de cómo han cambiado algunos de esos lugares, gracias a esta muestra que reúne en el hall del Parlamento regional un conjunto de instantáneas de plazas localidades y ciudades castellano y leonesa como Salamanca, Valladolid, Soria, León, Segovia, Medina del Campo, Briviesca, Aguilar de Campoo, Peñafiel o Tordesillas y también de grandes ciudades europeas como Atenas, Brujas, Florencia, Roma, Amberes o Ámsterdam. La muestra se acompaña del libro «La Plaza Mayor» que reúne las imágenes y los textos que las acompañan, elaborados por el comisario de la exposición, Antonio Sánchez del Barrio.

Varios jóvenes observan una de las imágenes de la exposición «La Plaza Mayor»