La central térmica de Anllares también dejará de recibir carbón a partir del 8 de octubre

D. L. G. | PONFERRADA
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La central térmica de Anllares, en el municipio leonés de Páramo del Sil, también dejará de recibir carbón a partir del día 8 de octubre. La dirección de Unión Fenosa, que explota el 66 por ciento de la central junto con Endesa (el otro 33 por ciento), ha confirmado que, desde esa fecha, cerrará el parque de carbones. Esta medida agrava la crisis provocada por la interrupción de los suministros y la paralización de las térmicas. La decisión ya ha sido anunciada a las empresas Unión Minera del Norte, de Victorino Alonso, e «Hijos de Baldomero García», propiedad de Manuel Lamelas Viloria, que son las principales suministradoras del centro de producción eléctrica de Anllares, que cumple más de medio año parado. En medio de este panorama, ayer se reanudó la actividad en los grupos cuatro y cinco de la central térmica de Compostilla II, propiedad de Endesa, en Cubillos del Sil. Los grupos cuatro y cinco se «engancharon» a la red de producción de energía eléctrica gracias a la utilización de una nueva mezcla de carbón, que resulta más rentable, primando el uso de carbón de importación y reduciendo el consumo de mineral nacional. El presidente del comité de empresa de Endesa en el Bierzo, Juan Sobredo, advirtió que esta medida «sólo es coyuntural. Si no cambian las cosas, el sector no recuperará su normalidad hasta dentro de diez o quince años. Lo importante es recuperar el incentivo para favorecer el consumo de carbón».