Manifestación de estudiantes por una EBAU única celebrada en Palencia el pasado año
Manifestación de estudiantes por una EBAU única celebrada en Palencia el pasado año - EFE

Castilla y León plantea que se revoquen las EBAU que no cumplan el nivel fijado

La Junta exige que los exámenes de las autonomías se ajusten a lo que dice el BOE

ValladolidActualizado:

Castilla y León no piensa tirar la toalla para conseguir una prueba de acceso a la universidad (EBAU) única y simultánea en toda España. Pero hasta que esto ocurra, si es que en algún momento se llega a producir, luchará para que los estudiantes de la Comunidad no sufran la discriminación que llevan tiempo denunciando por tener una de los exámenes más exigentes del país. Por eso, plantean que se «castigue» aquellas comunidades que no cumplan con los estándares que marca el Boletín Oficial del Estado para la elaboración y el diseño de las pruebas. ¿Y cómo podría hacerse eso? Revocando todas aquellas que no se ajusten a la norma.

Así lo aseguró a este periódico la directora general de Universidades de la Junta, Pilar Garcés, que consideró que a las regiones que no diseñan las pruebas con los criterios marcados por parte del Ministerio debe advertirseles. De lo contrario, dijo, se está penalizando a las regiones que sí cumplen con las líneas marcadas en el BOE, que dejan a las autonomías poco margen más allá de diseñar las preguntas.

El problema que denuncia la Junta, a la que se suman ya varios partidos como PP y Cs para exigir una única prueba en toda España, es que los exámenes de acceso son diferentes en cada comunidad. Castilla y León tiene, según explican, una de las EBAU más exigentes, lo que supone que la calificación final de los estudiantes se resiente. Y esto ocurre pese a que los alumnos regionales son los que obtienen mejores puntuaciones en el informe PISA que evalúa a los chicos de 15 años.

Estudios más demandados

La desigualdad que rechazan también padres y alumnos viene, además, por otro lado. Al existir un distrito único universitario, todos los estudiantes de España que superan las pruebas compiten con su nota para entrar en los estudios que desean y es aquí donde los estudiantes de Castilla y León se encuentran con que se les cierran las puertas de las titulaciones con notas de corte más altas, como Medicina, porque acceden los de otras autonomías que cuentan con una calificación más alta en la EBAU.

El curso pasado los estudiantes, apoyados por padres, profesores y distintas fuerzas políticas, se manifestaron en las calles de Castilla y León para demandar una prueba única. Y es que, según detallaron entonces, los alumnos de la región se ven también obligados a salir de su Comunidad al conseguir en el examen una nota más baja que la que se establece como límite en algunas facultades autonómicas. Y eso, por tanto, repercute en el bolsillo de las familias.

Preguntas con menos ambigüedad

Para este año, el comité organizador de las pruebas de acceso a la universidad en la Comunidad no ha establecido grandes cambios porque, recuerdan, deben ajustarse a lo marcado en el Boletín Oficial del Estado. Lejos de rebajar el nivel del examen, algo a lo que se han mostrado en contra en varias ocasiones desde la Consejería de Educación, lo que sí se hará es un tipo de pregunta «más concreta, con menos ambigüedad», según explica la directora general de Universidades.

Eso se producirá en todas las materias, también en Historia, asignatura más problemática para los estudiantes por la cantidad de temas que pueden caer en el examen. El pasado curso fueron varias las quejas registradas porque algunas cuestiones eran demasiado abiertas, por lo que se ha intentado dar un paso para atajar esa situación y que, quizá así, la prueba sea más asequible para el alumnado.

Las diferencias en las notas con otras comunidades son elevadas en Lengua Castellana, recuerda Garcés, pero, pese a la «dureza» del examen, las calificaciones son altas en Inglés y Matemáticas. Esta exigencia, según la alto cargo de la Junta, tiene su recompensa y se ve, por ejemplo, en que los estudiantes de la región son los que menos abandonan sus estudios al llegar a la universidad, tal y como refleja el último informe publicado por la Fundación Conocimiento y Desarrollo. Pero la «discriminación» no puede continuar, explicó, y llegó a afirmar que esta situación puede ser, incluso, «anticonstitucional».

Novedades técnicas

Una de las novedades en la asignatura de Historia es que se ha aportado a los estudiantes un listado de 116 términos históricos cerrado con los personajes y acontecimientos que podrían aparecer. No se rebajarán este año los temas objeto de examen, algo que sí se produjo el año pasado. Así, de los 97 estándares de aprendizaje que marca el Ministerio de Educación, se han marcado 69 como de «interés preferente». Esta rebaja en los contenidos, se hará extensiva este año a la asignatura de Historia del Arte.

Se ha hecho un «esfuerzo importante» en intentar eliminar todas las ambigüedades y «las novedades son puramente técnicas y de carácter formal», aseguran desde la Universidad de León, centro que este año se encarga de la coordinación de las pruebas. Sin embargo, en Historia de España podría haber mucha más concrección en las cuestiones, aseguran docentes de esta materia, que consideran que, al amplio temario de esta asignatura, se le une también que la formulación de algunas cuestiones es demasiado abierta.