Una parada de taxis en la ciudad de Valladolid
Una parada de taxis en la ciudad de Valladolid - F.HERAS

Castilla y León cuenta con 52 empresas de VTC con 310 licencias

Valladolid es la provincia que más permisos mantiene, con un total de 85

VALLADOLIDActualizado:

Castilla y León ya es tierra conquistada por las licencias VTC (vehículo turismo con conductor). Así lo demuestran los datos de la consejería de Fomento y Medio Ambiente, de los que se extrae que, a fecha de 31 de julio, las empresas con este tipo de vehículos ascienden a un total de 52, con 310 licencias en su haber. Unas cifras que se adjudican de manera desigual entre las nueve provincias. En este sentido, la que más tiene es Valladolid, con 85 de estos permisos repartidos entre 8 firmas; seguida de León y Segovia, que ambas mantienen 68 vehículos de turismo con conductor, pero la primera divididas en 12 compañías, mientras que la segunda tienen los permisos 5 negocios.

Quitando estas tres provincias, las autorizaciones bajan considerablemente en las demás. En Burgos tan solo 39 vehículos tienen las licencias, repartidas en un total de 14 empresas, mientras que en Salamanca circulan 22 de estos automóviles de 4 negocios diferentes. Ávila y Palencia son las siguientes, ya que tienen seis y dos firmas cada provincia, y 17 y 10 permisos VTC, respectivamente. Por último están las dos áreas que menos tienen en su haber. En Zamora tan solo existe un vehículo con estas características de una compañía, y Soria, que es el único territorio que se ha resistido a la entrada de estos negocios de transporte.

Una de las reivindicaciones de los taxistas que en los últimos días han protagonizado una huelga a nivel nacional, suspendida hasta septiembre, es que las licencias VTC se limiten hasta una proporción de 1 a 30, es decir, por cada 30 taxis, un vehículo de turismo con conductor. Atendiendo a las cifras expuestas, podría parecer que esta regla se da en la totalidad del territorio castellano y leonés, pero nada más lejos de la realizad. En la Comunidad, el número de taxis totales asciende a 2.283, mientras que el total de vehículos VTC es de 310, con lo que la proporción que actualmente existe en la región es de un VTC por cada 7 taxis. Si se divide por provincias, únicamente dos cumplen con la reivindicación de los profesionales del taxi, que en este caso serían Zamora (1 por cada 148) y Soria, que al no tener este tipo de vehículos no tendría esta problemática. En el resto del territorio, la regla no se cumple. Es más, en el caso de Segovia, la relación es una de las mayores del país, teniendo un VTC por cada dos taxis. En el resto, Valladolid mantiene uno por cada 6, idéntica a Ávila; León uno por cada 8 taxis, igual que Burgos; Salamanca mantiene una relación de 1 a 17; y Palencia dispone de 12 taxis por cada VTC.

Distinta repercusión

En el caso de Castilla y León, la repercusión es muy distinta que la que tiene en Barcelona o Madrid, entre otras comunidades. En este sentido, el gerente de la empresa Select Cars, Alfredo García, asegura que en la región, las compañías VTC «no competimos con el taxi» como es el caso de Uber o Cabify en las grandes ciudades porque el servicio «es diferente». «Nosotros tenemos varios vehículos y, con todo el respeto, damos otra calidad y otro precio, mucho más elevado, que el taxi», con lo que por eso no hay conflicto alguno porque son como «dos negocios distintos» que pueden convivir «sin problema alguno» en Castilla y León, porque en otros lugares «es una historia diferente».