Casas rurales con sello de calidad

V. R.
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

VILLATORO (ÁVILA). Asociaciones profesionales de promotores y empresarios han constituido en Ávila una Fundación, «Ávila, la casa», en la que se encuadra «Casas de Gredos», una central de turismo rural que supone una «apuesta clara» por el desarrollo económico y social de la sierra abulense, además de arma clave en la lucha contra la despoblación rural de la región.

Diferenciar categorías

En este caso, se puede decir que Ávila lleva la delantera a nivel regional en materia de casas rurales, no sólo en cantidad, «Casas de Gredos» ya tiene 140 viviendas a la disposición del público, como en calidad. Tanto es así, que la Fundación Cultural Santa Teresa, que gestiona para la Diputación abulense ambas asociaciones, están elaborando un proyecto para designar, mediante alguna simbología similar a los tenedores en los restaurantes o las estrellas en los hoteles, las categorías de cada alojamiento rural. Las casas de Villatoro, la Posada Torre del Mayorazgo, o El Lavadero son sólo algunas de las muestras de una hostelería rural de calidad, que no sólo atrae población a la zona, sino que reactiva otras muchas actividades ligadas al ocio y tiempo libre que suponen fuentes de recursos para sus habitantes. Además, la apuesta por este tipo de iniciativas desea, además, ir más allá, y promoverá la dinámica de los viajes colectivos, encuentros y reuniones.

El propio desarrollo de asociaciones como «Ávila, la casa», que aumentó su facturación en el segundo año de existencia un 80% respecto al primero, hablan por sí solos del auge y la envergadura que este tipo de establecimientos está experimentando en la provincia. Según el responsable de la Fundación Santa Teresa, José Luis Gutiérrez Robledo, un dato importante de la evolución de las casas rurales es que, a finales de 2001, la media del alquiler de las casas que tienen más de dos años de funcionamiento era superior a 140 días al año.