REUTERS

La campaña «Zamora libre de machotes» colocará señales de «prohibido piropos» en el Carnaval

La iniciativa incluirá cartelería en paneles informativos de la ciudad y el reparto de chapas con el eslogan

ABC
ZAMORAActualizado:

«Zamora libre de machotes» es el lema de una campaña que desarrollará el Ayuntamiento de Zamora durante las fiestas de Carnaval y que, entre otras acciones, contempla colocar señales de «prohibido piropos» en las zonas de ocio juvenil de la ciudad.

La campaña incluirá cartelería en paneles informativos de la ciudad y el reparto de chapas con el eslogan de la iniciativa «Zamora libre de machotes», según ha informado este miércoles en una rueda de prensa la concejala de Igualdad del Consistorio zamorano, Adoración Martín.

A modo de señales de tráfico, la campaña incluirá señalización de «prohibido sobones», «prohibido piropos» y «prohibido mirones» en algunos de los espacios públicos más concurridos por los jóvenes durante las fiestas de Carnaval.

Con ello, el Ayuntamiento pretende contribuir a erradicar los comentarios sexuales que los hombres hacen cotidianamente a las mujeres y para ello llama la atención sobre los piropos, el acoso callejero y los comentarios de índole sexual más o menos explícitos que hacen algunos hombres sin que vean en ello un acto de violencia.

De esta forma, se busca concienciar sobre ese machismo «más propio de los animales que de las personas» que se manifiesta en actos como el piropo que «cosifica» a la mujer, la realización de fotos o los roces en los medios de transporte públicos.

La campaña también intenta prevenir una forma de violencia de género socialmente aceptada, que normaliza el papel de las mujeres como objetos sexuales y que, en algunos contextos deriva finalmente en agresiones o abusos sexuales, según ha expuesto la concejala.

La iniciativa reflexiona sobre el hecho de que las mujeres rara vez se defienden de esas acciones porque asumen que es algo habitual.

Sin embargo, según ha recordado la concejala, el acoso callejero no deja de ser una práctica abusiva en la que el hombre hace uso de su conducta machista al creerse en el derecho de tratar a las mujeres como objetos sexuales.

La campaña va dirigida tanto a los hombres que hacen uso de esas conductas, como a las mujeres que consideran que eso es algo normal.

De forma especial está dirigida a «los matones, los machotes, los mirones y los sobones» que hacen sentir mal a las mujeres en su vida cotidiana, ha detallado la edil.