José Luis Martín - En las cañerías

Con la camiseta de candidato

«Los populares tienen que despertar del sueño en el que están sumidos. No pueden cifrarlo todo al supuesto éxito de una campaña que va a ser tan corta como intensa»

José Luis Martín
Actualizado:

Después de escuchar ayer a Alfonso Fernández Mañueco ante su Comité Ejecutivo, ¿alguien puede dudar todavía de que no va a ser el candidato del PP a las autonómicas? El presidente regional tiró ayer de programa electoral para dejar claro que ya lo es y que no tiene que estar esperando a la proclamación oficial de Génova. Sería, por otra parte, perder un tiempo muy valioso, ya que Pablo Casado sólo tiene ojos a corto plazo para las elecciones andaluzas y, mientras no despeje candidatos en otros territorios más complicados, no va a anunciar nada en Castilla y León, donde por otra parte ya le ratificó de manera informal en un caluroso día de septiembre.

Hace bien Mañueco en dejarse de oficialismos y empezar ya a trabajar y a plantear propuestas concretas que afectan a la gente, como las que anunció ayer. Aún quedan, no obstante, temas capitales para el desarrollo de Castilla y León en los que el «nuevo» PP tiene que mojarse: el gran problema de la despoblación y el envejecimiento, la cuestionada política sanitaria, la progresiva desindustrialización, la ordenación territorial, el futuro del campo, el fin de la minería...

Muy distinta es la situación que el PP sufre en algunas capitales por la parsimonia de Génova. Los estrategas del partido en Madrid deberían ser conscientes de que los futuros designados se van a ver obligados a darse a conocer, exponer su programa y convencer a un electorado muy dividido entre partidos de centro-derecha en tan solo unos pocos meses. Y si no lo están viendo, se equivocan. La campaña electoral comenzó este verano tras la moción de censura que llevó al PSOE a presidir el Gobierno de la noche a la mañana, por lo que el PP ha perdido ya mucho tiempo enredado en otros temas. En cambio, otros partidos que aspiran a desbancar al PP en Castilla y León van ganando terreno y desgranando, un día sí y otro también, sus mensajes a los electores y ya con cabezas de lista, como es el caso del PSOE.

Los populares tienen que despertar del sueño en el que están sumidos. No pueden cifrarlo todo al supuesto éxito de una campaña que va a ser tan corta como intensa. Casos como el de Valladolid, donde nadie ha hablado aún con Pilar del Olmo, sabiendo cómo se sabe que podría decir que sí a la candidatura, es para echarse a temblar. Cualquier otro amarraría esta posibilidad antes de que le falten las ganas o el tiempo para preparar su candidatura. Igual sucede en ciudades donde gobierna la izquierda como Segovia, Soria y Zamora, donde aún se está deshojando margaritas. El tiempo nunca parece correr igual para todos.

José Luis MartínJosé Luis Martín