Alvarez cree que las cámaras de comercio sobrevivirán si son útiles y aboga por buscar la financiación en el mercado

EP
VALLADOLID Actualizado:

El presidente de la Cámara de Comercio e Industria de Valladolid, José Rolando Alvarez, se ha mostrado convencido de que las instituciones camerales sobrevivirán si demuestran que son útiles a la sociedad y ha admitido que las que no lo puedan hacer tendrán que cerrar "como todas las cosas inútiles".

José Rolando Alvarez, que ha mantenido este miércoles el tradicional encuentro con los medios de comunicación de Valladolid, ha tachado de "tremendamente inútil" y "profundamente injusto" el decreto ley del Gobierno que suprime las cuotas obligatorias de los empresarios a las Cámaras de Comercio e Industria, una medida que, según ha advertido, lejos de beneficiar a las pequeñas y medianas empresas como pretende el Ejecutivo sólo beneficiará a las grandes compañías dejando a las pequeñas sin los servicios que ahora reciben sin pagar.

Según sus datos, 13. 000 de las 33. 000 empresas que hay en la provincia de Valladolid no pagan en estos momentos ninguna cuota a la Cámara de Comercio e Industria mientras que 10. 300 realizan aportaciones de menos de 20 euros al año. "Sólo el 5 por ciento --de las empresas-- pagan el 58 por ciento de las cuotas", ha significado José Rolando Alvarez, que ha cifrado en un 35 por ciento los ingresos de la Cámara de Comercio e Industria de Valladolid procedentes de los recursos camerales mientras que el otro 65 por ciento de los ingresos --5, 7 millones en total-- corresponde a la prestación de servicios.

"Es un pellizco importante que habrá que tratar de sustituir por otras vías", ha reconocido José Rolando Alvarez, que se ha referido como ejemplo a la Escuela de Cocina. Dicho esto, ha asegurado que la Cámara de Comercio e Industria de Valladolid asumirá los cambios con "tranquilidad".

Reinventarse

Tras admitir que era necesario abordar una reforma de las Cámaras de Comercio e Industria, Alvarez ha cuestionado el camino elegido por el Gobierno de la nación. Dicho esto, ha apostado por convertir esta "amenaza" en una "oportunidad" para que las instituciones camerales puedan prestar más y mejores servicios, ante lo que ha considerado que tendrán que "reinventarse".

"Hay que salir a la calle a vender", ha continuado. Así, ha apostado por un modelo basado en prestar los servicios que realmente quieren las empresas "a un coste y calidad de servicio competitivos". José Rolando Alvarez ha explicado que el Consejo Superior de Cámaras está trabajando en estos momentos por dibujar un "modelo paraguas" que permita ofrecer el mismo catálogo de servicios en todo el país y al mismo precio para que sean equiparables y para poder seguir funcionando en red.

Preguntado por la solución para las cámaras de comercio que no sean viables, Alvarez ha recordado que las instituciones camerales son autónomas por lo que cada una tiene que seguir "su mejor camino". "La que no será capaz tendrá un futuro complicado y sabrán mejor que yo qué hacer", ha concluido. Este encuentro con los medios de comunicación coincidió también con la entrega del III Premio de Periodismo Luis Angel Laredo que ha recaído en los periodistas Julio G. Calzada, de El Norte de Castilla; Ignacio Fernández Sobrino, director de Onda Cero, y Carolina Becoechea, de Televisión Castilla y León.