El consejero de Economía y Hacienda, Carlos Fernández Carriedo, durante la intervención de Fernández Mañueco en el Fórum Europa.
El consejero de Economía y Hacienda, Carlos Fernández Carriedo, durante la intervención de Fernández Mañueco en el Fórum Europa.

La calidad de los servicios, «en riesgo» si no hay nuevo modelo de financiación

Mañueco urge el cambio de un sistema «viejo y malo»: «No es para los políticos, es para las personas»

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

«Que sea la mejor tierra para vivir». Es el propósito, ofrecimiento y especie de eslogan con el que ayer el presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, «vendió» en la Comunidad en Madrid ante la presencia de representantes políticos de la esfera autonómica y nacional, así como del sector empresarial y social. «Ejemplo» en la gestión de los servicios públicos, el líder de Ejecutivo regional sacó pecho del legado que sus antecesores en el cargo -también del PP- le han dejado. Pero, advirtió, el mantenimiento de esa calidad está en riesgo si el modelo de financiación autonómica que nutre buena parte de las arcas autonómicas sigue sin modificarse.

«Es fundamental», clamó Fernández Mañueco. «No podremos mantener la calidad de los servicios sin esa financiación», reconoció el jefe del Ejecutivo regional en una nueva llamada de urgencia a la reforma de un sistema que ya en 2009 de la mano del socialista José Luis Rodríguez Zapatero nació «viejo y malo», «casi como un traje a medida de los políticos separatistas» y que «no beneficia precisamente a la España interior».

Por ello, recalcó, el de Castilla y León será un gobierno «leal» con el Ejecutivo de la Nación, pero también «exigente» con los «los retos que tenemos por delante», entre los que llamó al consenso para ahormar ese nuevo modelo de financiación. «No es algo para las fuerzas políticas, es para las personas», subrayó.

«Sorprendente y chocante»

Por ello, Fernández Mañueco consideró «cuanto menos sorprendente y chocante» que mientras el Ejecutivo central se niega a la convocatoria del Consejo de Política Fiscal y Financiera -donde se aborda el modelo de financiación- reclamada incluso por carta desde varias comunidades, la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, sí haya accedido a reunirse con el presidente de la Comunidad Valenciana, el también socialista Ximo Puig.

Además, censuró que tenga «retenidos» casi 440 millones que deberían llegar a las arcas de Castilla y León por esta vía. «Y ese dinero lo necesitamos», resaltó el presidente de la Junta, quien reconoció que sin esos fondos «va a ser mucho más difícil» cumplir con el objetivo de déficit y «más costoso mantener la calidad de los servicios públicos». Una retención ligada la falta de Presupuestos del Estado por la situación de interinidad en La Moncloa y que también afecta a la confección de las Cuentas de la Comunidad. Cierto es que en la Junta, PP y Ciudadanos ya están trabajando en su diseño, pero sin fecha y un tanto a ciegas. «El año que viene habrá presupuestos, pero no sabemos cuándo», reconoció Fernández Mañueco, pues, puntualizó, «necesitamos bases sólidas» y la cantidad de las entregas a cuenta es clave para avanzar.

Más allá de los Presupuestos, el presidente de la Junta desgranó otros de los compromisos con los que lograr «ser una tierra de las oportunidades para las personas, las familias y las empresas». «Somos una tierra atractiva» y busca serlo aún más con una «fiscalidad moderada» que prevé más rebajas en impuestos -la ya iniciada tramitación de la supresión del de Sucesiones y Donaciones, baja del IRPF-.

Pacto por la España vaciada

También apuesta por las universidades, la investigación, la industria y la extensión de las nuevas tecnologías y el acceso a internet. Claves en la lucha contra la despoblación, otra de las prioridades de Castilla y león, pues «no hace que la gente vaya a vivir más o menos a un municipio» y a la que sumó claramente el apoyo de Pablo Casado.

El presidente nacional del PP brindó un pacto de Estado que una a políticos, operadores sociales, asociaciones... «frente a la despoblación y el invierno demográfico».