Alejandro J. García Nistal - Noción personal

Bochorno en Ciudadanos

«Hay que ser muy mala gente para manipular con nocturnidad y alevosía unas elecciones entre ¿compañeros? y luego presentarse como superjusticiera de la democracia»

Alejandro J. García Nistal
Actualizado:

Que la informática no es una ciencia exacta ya se sabía. En Estados Unidos, país donde el periodista de provincias ha podido vivir campañas y elecciones interesantísimas, en la mayoría de estados se ha puesto en funcionamiento la votación electrónica y el consiguiente recuento informatizado.

Quizás algunos de ustedes, ávidos lectores o aficionados a esto de la política, recordarán aquellos largos días de recuento en Florida con el hermano de George Bush como gobernador que aspiraba a más. Al final, las papeletas eran el formato de siempre y se custodiaban como verdadero oro. Mientras que en otros estados el formato digital hizo aguas y las impugnaciones se sucedieron por un programa informático que, oh casualidad, cuya empresa estaba lejanamente unida a sociedades de la trama de los llamados «halcones» de la Casa Blanca. Por cierto, en Florida acabó ganando Bush por unos poquitos votos.

En nuestro país la cultura del voto electrónico va calando en los partidos políticos, pero no es un sistema electoral vigente. En Ciudadanos se ha demostrado que las primarias pueden ser manipuladas y otorgar victorias o derrotas falsas. Ahora medio partido, en especial en las capitales de provincia se solicita la revisión de las primarias. Ya nadie se fía. Y eso que hablamos del mismo partido, del regenerador del sistema, de la alternativa democrática en el centro; o sea, que si conviene pacto con el PP o sino con el PSOE. En fin…

No lo siento por Silvia Clemente, que con una carrera intachable como alto cargo de la Junta de Castilla y León sorprendió y desencantó con su traición de efecto mediático nacional. Hay que ser muy mala gente para manipular con nocturnidad y alevosía unas elecciones entre ¿compañeros? y luego presentarse como superjusticiera de la democracia y la política en general.

Pero no crean que eso pasa sólo en la política. En los medios de comunicación, ocurren cosas muy extrañas. Recientemente al periódico de Pedro J. y al de Eduardo Inda, no quiero dar publicidad, les restaron medio millón de lectores a uno de ellos y al otro algo parecido. Sé de uno comarcal que pronto tendrá más lectores que habitantes.

Alejandro J. García NistalAlejandro J. García Nistal