La consejeria de Familia, Isabel Blanco, ayer en Camarzana de Tera (Zamora)
La consejeria de Familia, Isabel Blanco, ayer en Camarzana de Tera (Zamora) - ICAL

Blanco blinda la cuantía mínima de las ayudas a la dependencia

Ultima una orden para que se mantengan aunque las pensiones se revaloricen

Zamora Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Los mayores dependientes de Castilla y León que se encuentran en una situación económica más precaria no verán reducida la ayuda que cobran como prestación de la Ley de Dependencia como consecuencia de la subida de sus pensiones. Para evitar esa reducción de las ayudas, la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades del Gobierno regional ha iniciado la tramitación de una orden por la que aporta dos millones de euros para evitar ese recorte en las ayudas. La titular del área de Familia, Isabel Blanco, anunció este martes en una visita institucional a la provincia de Zamora esa medida que tendrá consecuencias positivas para las personas mayores que cobran una pensión mínima y tienen reconocida una prestación como dependientes.

La nueva orden de la Consejería, que ya se ha publicado en el portal de Gobierno Abierto como trámite inicial para su aprobación, permitirá mantener las ayudas y garantizar que su cuantía no va a bajar por el hecho de que las pensiones mínimas se revaloricen por encima del porcentaje general anual. De esta forma se quiere dar una «seguridad» a quienes cobran esas ayudas, ya que las políticas sociales y de forma concreta las de apoyo a las personas mayores constituyen una prioridad para el Gobierno regional. Isabel Blanco, que asistió en la localidad zamorana de Camarzana de Tera a una convivencia provincial de asociaciones de mayores, subrayó que esas personas «nos lo han dado todo y siguen dándolo» al ser en muchos casos los abuelos los que cuidan de los nietos o ayudan al sostenimiento de las familias. Por ello, la Junta pretende contribuir a que puedan disfrutar de esa etapa de su vida y por ello, además de medidas de apoyo a los dependientes, desarrolla otras destinadas al envejecimiento activo y evitar que las personas mayores se conviertan en dependientes.

En el marco de esa estrategia, Blanco anunció que su Consejería irá «un paso más allá» y fomentará también el uso y el conocimiento de las nuevas tecnologías por parte de los mayores de Castilla y León que integran el Club de los 60, que ya cuenta con más de 340.000 socios.