La Plaza Mayor de Salamanca estrena un luminoso Misterio - D.Arranz

Una estrella luce en Belén

ABC hace un recorrido por los principales nacimientos de la Comunidad que merece la pena visitar estos días

valladolid Actualizado:

Ni la crisis ni los temidos recortes han podido con la tradición de los belenes en Castilla y León. Con más o menos fausto todas las ciudades han vuelto a decorar sus calles y plazas con las tradicionales represenaciones del Nacimiento de Jesús, que estos días ocupan también muchas salas de exposiciones.

Uno de los belenes ya clásicos es el que se exhibe estos días en la sala municipal de Las Francesas, en Valladolid. de cuya organización se encarga la Asociación de Belenistas castellana. Se trata de un montaje monumental de carácter tradicional que ocupa una superficie de 40 metros cuadrados. La muestra permite observar tradiciones y oficios de los pueblos de Castilla, explicó el día de su inauguración el tesorero de la Asociación Belenista de Valladolid, Ricardo Rodríguez. Las iglesias de San Lorenzo y Las Angustias y el Museo Colegio de San Gregorio alberga otros belenes que pueden verse durante esta Navidad en Valladolid, este último una preciosa instalación napolitana.

En Palencia, el Monasterio de Santa Clara de Carrión de los Condes alberga por séptimo año consecutivo la muestra «El Belén, sus personajes y sus símbolos», una espectacular exposición que reúne 948 belenes de cuatro continentes, confeccionados en diversos materiales y procedentes de donaciones. Ya en la capital, el Centro Cultural Provincial alberga un interesante montaje que recrea la celebración navideña en la Corte de Madrid bajo el reinado de Felipe V e Isabel de Farnesio. El montaje ha sido realizado por la Agrupación Belenista «La Morana» de Zamora.

En Avila, el Santuario de San Pedro de Alcántara, vuelve a cumplir este año con su tradicional exposición de belenes, que recrean la visión que tienen de estos tradicionales montajes en Alemania, Francia y Portugal, a los que se suma también un Misterio español. Mientras, en Segovia el protagonismo volverá a recaer en el Torreón de Lozoya, donde José María Villa nos traslada a un pueblo castellano de la zona de Tierra de Campos de los años 50.

En León, a sólo unos metros del edificio Botines, en la Plaza de San Marcel, el Ayuntamiento muestra el Belén municipal, con una composición similar a la de otros años y con grandes figuras. Como singularidad, en sólo unos días el Consistorio ya ha tenido que reponer al niño tras haber sido robado durante un acto vandálico en el que también sufrió desperfectos la figura de San José.

Uno de los montajes de más éxito en la provincia es el de Folgoso de la Ribera. Está compuesto por más de 200 figuras y recibe la visita de más de 30.000 personas de dentro y fuera de León. La importancia de este Misterior hace, además, que instituciones como el Ayuntamiento de la localidad o la Diputación de León se impliquen en su puesta en marcha e inviertan en el proyecto, en el que se trabaja durante todo el año.

Salamanca, de estreno

El Nacimiento es también este año protagonista de la decoración navideña de la Plaza Mayor de Salamanca. Todas las figuras que forman el conjunto de la Natividad forman parte de una estructura metálica en tres dimensiones de doce metros de altura y otros diez de diámetro en la base, decorada con 2.000 metros de guirnalda con iluminación LED.

Además de la propuesta municipal, otra de las citas tradicionales de estas fechas es la capital salmantina es la de la Obra Social de Caja España-Duero que para esta ocasión presenta el recorrido de la Virgen y San José desde Nazaret a Belén y los acontecimientos posteriores al nacimiento del Niño. Más de una decena de dioramas integran la muesta en la que destacan las figuras realizadas en su mayor parte en los talleres de los maestros belenistas José Luis Mayo Lebrija y Joaquín Pérez.

En Burgos, más de 1.200 figuras componen el Belén Monumental que el Regimiento de Transmisiones 22 instala cada Navidad en el Claustro bajo de la Catedral de Burgos y que este año ha incorporado nuevos escenarios de una escuela de glaciadores, la ciudad de Petra y un campamento con legiones romanas. Bajo el título «Los orígenes del cristianismo» se representan en 63 escenas muchas de ellas con elementos en movimiento, sincronizadas entre sí y que siguen un relato repleto de diálogos, sonidos, con efectos meteorológicos e incluso ríos con tortugas y peces de colores. La entrada tiene el precio simbólico de 1 euro y su recaudación se destina a la restauración de la propia Catedral, al Proyecto Hombre y a la ONG La Casa Grande. Además de este Misterio, son numerosos los puntos de la ciudad y la provincia donde se representa el nacimiento, incluidas las profundidades del Pozo Azul, el Pico Mencilla o la colección de belenes de todo el mundo que se exponen en la Sala Círculo Central junto al más tradicional que realiza el artista local, Fabri.

Uno de los Nacimientos navideños más esperados cada año por los zamoranos es el que coloca la Asociación Belenista La Morana en la Iglesia de la Encarnación, junto a la Diputación Provincial. Cada Navidad los integrantes de esta asociación se encargan de crear un Belén asentado en una temática diferente. En este 2011 el título es «Tesoros de Belén. Navidad en las clausuras zamoranas» y bajo este lema se han llevado hasta La Encarnación los pesebres de ocho monasterios de clausura de la provincia. «Más de 300 piezas, con gran valor artístico y patrimonial, forman esta muestra», afirma el presidente de la asociación, Francisco Iglesias.

Información realizada con textos de R.Álvarez, M.GOnzález, R.Blázquez y V.Esteban