Trabajos de recogidas de las plantas de tabaco
Trabajos de recogidas de las plantas de tabaco - aBC
Agricultura

Ávila resiste como único punto de cultivo de tabaco en Castilla y León

La producción ha ido a la baja y únicamente se mantienen activas 56 hectáreas

Valladolid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Con añoranza, echan la vista atrás, a los 70 del pasado siglo, la época dorada del rubio y también del negro. Tiempos en los que en la zona de Candeleda (Ávila) había más de un millar de cultivadores de tabaco que llegaban a producir cerca 1,2 millones de toneladas de tabaco.

Pero eso ya pasó. Ahora, en el Valle del Tiétar, el «paraíso» donde este cultivo lleva más de un siglo, hay inscritos 71 cultivadores, pero poco más de tres decenas con plantaciones activas, de las que salen entre 200.000 y 220.000 kilos de materia prima. En 2017, 56 hectáreas mantuvieron vivo el cultivo del tabaco en Castilla y León, con Candeleda como única referencia. De hecho, allí está el punto de fermentación de la Comunidad donde se recoge toda la cosecha.

Y cada año son menos, desde 2009, la extensión se ha reducido a menos de la mitad y sólo en comparación con 2016 han perdido cuatro hectáreas. «Con el tabaco no se vive», lamenta Félix Plaza, presidente de la Asociación de Cultivadores de Tabaco de Ávila, quien recuerda que antes allí «todos dependían del tabaco» y suponía «mucha mano de obra», ya que «necesita muchos mimos».

Precio y contrabando

El precio que reciben por su producto -todos los años se firma un contrato con Cetarsa (Compañía Española de Tabaco en Rama S.A.)-, ha ido «cayendo» y están «más bajos» que en los 90. La reducción de las ayudas y el «contrabando» están detrás de ese paulatino abandono, sin olvidar la «falta» de relevo generacional a un cultivo que «engancha» y hasta ahora se había pasado de generación en generación.

«En lo que haya fumadores, no va a desaparecer», señala Plaza, aunque también reconoce que quedarán las explotaciones grandes, «pero la masa social va a a desaparecer», lo mismo que ha ocurrido en el resto de Europa.