Germán Díaz, Jorge Adrados y Diego Valverde, integrantes de Nocturnal. F. Heras

Artistas de Valladolid reúnen en una obra por primera vez poesía, grabado y música

«Infierno del Enamorado» es una novedosa creación artística integrada por un conjunto de poemas, grabados y músicas unidos en una carpeta que ha realizado en Valladolid el colectivo Nocturnal, compuesto por el poeta y escritor Diego Valverde Villena, el pintor Jorge Adrados y el músico y compositor Germán Díaz.

M. GIL
Actualizado:

VALLADOLID. Una noche, hace ya un año y medio, al calor de un orujo de hierbas, analizaron el panorama cultural vallisoletano y concluyeron que tenían que hacer algo diferente. Allí surgió el colectivo «Nocturnal», y es en ese momento cuando se gesta «Infierno del enamorado».

Nocturnal es una suma de sinergias: Diego Valverde, Jorge Adrados y Germán Díaz, cada uno de ellos con una sólida trayectoria artística, decidieron cargar los pecados de la literatura, la pintura y la música (respectivamente) en la barca de Caronte y cruzar la Laguna Estigia. Los integrantes de Nocturnal han afrontado, según afirman, «la complejidad y las dificultades de una obra conjunta, en la que la interrelación de las artes plantea caminos múltiples a cada paso».

Recién llegados al «Infierno del enamorado», el resultado final de la travesía es una carpeta de un delicado diseño, en la que se guardan los cinco poemas del escritor y poeta Diego Valverde Villena, que son el esqueleto para el conjunto que completan cinco grabados de Jorge Adrados y cinco temas musicales de Germán Díaz.

El poeta ha entregado su obra al pintor y al músico y ellos han creado libremente a partir de lo que les han sugerido palabras y versos, sin consultarse, «sin necesidad de consenso o de validar», en un trabajo que, según aseguran, está totalmente alejado del concepto de banda sonora o de ilustración de un texto. Es decir, el conjunto que se presenta en la carpeta se puede apreciar como los polípticos medievales: cada apartado tiene sentido propio, pero al unirlos se alcanzan otros significados.

Tres miradas diferentes

Poesía, grabado y música se buscan en este juego creado por Nocturnal en el que «el resultado final es una cámara de espejos y miradas, en la que unas obras reflejan e interpretan a las otras contantemente» y que invita al espectador a unirse a esta danza.

A la poesía, el grabado y la música se une un cuidadísimo diseño lleno de efectos tipográficos que contribuyen a realzar el sentido poético.

La denominación «Infierno del enamorado», coincide con el título del grupo de cinco poemas de Diego Valverde que integran la carpeta y que constituyen el punto de arranque de la obra, procedentes de un libro del autor titulado «No olvides mi rostro».

Todos los poemas son de índole amorosa, en los que el autor quiere evocar la tradición de Dante. A cada poema le sigue un grabado en los que Adrados ha buscado crear sensaciones de vida y movimiento. El CD que cierra la carpeta contiene la música compuesta e interpretada, con todos sus instrumentos, por Germán Díaz.

Los autores afirman que esta obra, que presentarán en Valladolid el próximo viernes día 21 y de la que han editado un centenar de ejemplares, «es una propuesta novedosa y original dentro del panorama artístico».