El escritor Fernando Aramburu en la Feria del Libro de Valladolid
El escritor Fernando Aramburu en la Feria del Libro de Valladolid - EFE
Terrorismo

Aramburu propone un fondo de memoria para evitar el «blanqueo» de ETA

El escritor asegura que es «urgente que los contemporáneos del terrorismo escriban relatos para que los verdugos no se conviertan en héroes»

ValladolidActualizado:

El escritor Fernando Aramburu, autor de uno de los libros más laureados de la temporada («Patria»), ha propuesto este martes la articulación de un fondo de memoria a base de novelas, fotos y películas, entre otros testimonios de diversa índole, para evitar «el blanqueo de ETA» con el paso del tiempo.

«Es urgente que los contemporáneos del terrorismo, quienes lo hemos vivido, escriban relatos para que los verdugos no se conviertan en héroes", para soslayar «el blanqueo de ETA», ha afirmado durante una rueda de prensa, minutos antes de participar en un acto público dentro de la 50ª Feria del Libro de Valladolid.

Aramburu (San Sebastián, 1950) es consciente de que las generaciones futuras «formularán inevitablemente preguntas que, si no respondemos, acudirán a testimonios de segunda mano y les hará vulnerables a ciertas ópticas favorables al terrorismo y versiones que pueden ser tendenciosas», ha argumentado.

«Yo he asumido este compromiso moral como antes han hecho otros», ha añadido este autor que reside en Hannover (Alemania) y en los últimos meses, a raíz de «Patria» (Tusquest), se ha visto envuelto en una vorágine de comparecencias, entrevistas y colaboraciones ocasionales que le han hurtado «espacio y mental y tranquilidad diaria para abordar un nuevo proyecto de cierta entidad».

Ante todo, ha aclarado que el libro es una ficción, que él es un escritor y que ofrece aspectos «propiamente literarios» sobre el fenómeno del terrorismo que ha vivido España, y de forma especial el País Vasco, durante las últimas décadas, pero «nace del dolor que han sufrido algunas personas y de la violencia sufrida por otras», informa Efe.

La obra surge de una historia colectiva previa y ha sido gestada mediante «entes de ficción», aunque tiene numerosas interpretaciones, entre ellas la política, ha admitido Aramburu acerca de un problema como el terrorismo sobre el que ha percibido «un deseo bastante extendido de pasar página».

Pero antes de pasarla, ha precisado, «hay que escribirla y leerla porque moralmente no es correcto hacer como si no hubiera pasado nada y barrer a las víctimas como polvo molesto debajo de la alfombra». En su escritura, ha partido de la «pena y compasión» de quienes «han sufrido la violencia de otros» para dejar plasmada, como novelista que es, la imagen literaria «de un asunto que me ha tocado vivir y que me resulta tan cercano y doloroso», por lo que en ningún caso de trata de «un libro de entretenimiento», ha aclarado.

«Socialmente no soy especialista, bastante tengo con escribir historias y compartir ciertas emociones», ha subrayado en este punto un autor que aún trata de desentrañar las claves del éxito de «Patria», aunque lo considera un «añadido» porque no cree que haya alcanzado «ningún tipo de horizonte». Por esta razón, ha agregado, no le importa «en absoluto» que su próximo libro sea juzgado en función del logro alcanzado por el actual, y cuyo impacto atribuye a que «parece que ha tocado un nervio de la época» debido a que muchos lectores «se han sentido interpelados» por las preguntas que vierte en el mismo acerca del miedo, el convencimiento o la complicidad hacia el terrorismo.

«Nunca me había ocurrido nada similar. Hasta ahora nunca había frecuentado las listas de los libros más vendidos», ha manifestado. Al margen de la «temperatura emocional» y del ingrediente humano protagonista de historias normales y corrientes, la clave de la incidencia de «Patria» puede residir en que «ofrece algo que no da ni el periodismo ni la sociología: respuestas a preguntas sobre cómo vivió día a día una sociedad sometida al terror con comportamientos de supervivencia».