Aprobado el plan para apoyar a los residentes en el exterior y facilitar su retorno

I. J. | VALLADOLID
Actualizado:

Con el objetivo de mejorar la calidad de vida de los castellanos y leoneses que residen fuera, tanto en otros países como en distintas comunidades, la Junta aprobó ayer el Plan de Apoyo a la Ciudadanía Exterior y a la Emigración de Retorno 2009-2012. Una iniciativa que se une al Consejo de la Emigración y a la Fundación para la Ciudadanína Castellana y Leonesa en el Exterior y la Cooperación al Desarrollo, también en el fin de prestar especial atención a estos colectivos.

El plan, elaborado por la por la Consejería de Interior con la colaboración de casas regionales, asociaciones y expertos en migraciones, está compuesto por 93 medidas distribuidas en cinco grandes áreas que abarcan desde sanidad a vivienda, servicios sociales, educación, empleo o cultura, todas con el objetivo de «multiplicar los servicios a los emigrantes y facilitar su retorno», según destacó el consejero portavoz, José Antonio de Santigo-Juárez.

Los cerca de 100.000 castellano y leoneses que residen en otros países -es la quinta Comunidad con más ciudadanos en el extranjero-, sus descendientes, los oriundos de la región que viven en otras y los retornados son los destinatarios del plan, con una financiación que supera los 22,49 millones.

Atención sanitaria

Becas de estudio y de residencia en Castilla y León, construcción de centros de enseñanza en Hispanoamérica, ayudas para facilitar el acceso a la vivienda a los retornados, dotación de equipos informáticos a los centros regionales y convertir estas casas en puntos de prestación de servicios y actividad cultural o creación de oficinas de información al emigrante son algunas de las medidas incluidas en el plan, que implica a siete consejerías.

La sanidad y los servicios sociales es otro de los puntos de especial atención. Aquí destacan actuaciones para ofrecer más prestaciones a los castellano y leoneses que viven fuera, «en especial a los que se encuentran en condiciones de precariedad», como el convenio ya firmado con el Hospital Español de Buenos Aires.