Ángeles Armisén, el pasado jueves tras la clausura del congreso celebrado en Aguilar de Campoo
Ángeles Armisén, el pasado jueves tras la clausura del congreso celebrado en Aguilar de Campoo - ABC

«Hay que apostar por el mundo rural como un lugar de éxito»

Ángeles Armisén, Presidenta de la Diputación de Palencia

VALLADOLID Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Volcada desde que asumió su cargo al frente de la Diputación de Palencia en plantear medidas y acuerdos ante al reto demográfico -prefiere este término al de despoblación-, Ángeles Armisén aplaude que el debate sobre esta asunto sea ya una «cuestión nacional» y considera que hasta el alcalde del municipio más pequeño está implicado en buscar soluciones que, según defiende, pasa por prestigiar el mundo rural y potenciar en ese entorno las infraestructuras digitales y la movilidad. Armisén, que será desde mañana uno de los trece miembros de la Comisión para el Reto Demográfico que se constituye en Madrid, avisa además que las «macrociudades» no serán sostenibles «si no conservamos los pueblos».

¿Sale satisfecha del III Congreso Nacional sobre Despoblación celebrado estos días en Aguilar de Campoo?

Sí. El debate con distintos agentes ha sido productivo. Estoy satisfecha en cuanto a la organización y también con los objetivos logrados, aunque se trata de un asunto muy complicado. Al menos, el reto demográfico ya se ha convertido en un debate nacional cuando antes solo las comunidades de interior estábamos preocupadas en el día a día por ello. Desde que se acordó en la pasada Conferencia de Presidentes, con Mariano Rajoy a la cabeza, hacer una estrategia, se está trabajando en ella y la nueva Comisionada se ha comprometido en presentarla la próxima primavera.

Con bastante retraso.

Hablar de retrasos cuando estamos todos trabajando en soluciones no arregla nada y me gusta afrontar este tema en positivo.

¿Y que medidas e ideas han salido del Congreso?

Hemos hecho algunas propuesta que a mí me parecen interesantes como incorporar la perspectiva rural en el ámbito legislativo. Legislamos generalmente a nivel estatal o autonómico y no lo hacemos a la escala de la realidad en la que se aplica la norma y muchas veces eso dificulta el desarrollo de los pueblos y ciudades más pequeñas. Sería un cambio muy importante. En segundo lugar, también hemos pedido que se haga una agenda específica para el mundo rural. Como tercer punto, y en eso estamos todos de acuerdo, está la necesidad de las infraestructuras digitales. Tenemos que comunicar personas para que el territorio no sea una barrera. Para el medio rural es una prioridad y cada vez hay una mayor conciencia. El gobierno anterior ya hizo un plan al respecto -el 300x100- que se va ejecutar de este año y lo que pedimos es acelerar las inversiones. Además, a través de los medios de comunicación, pero también desde los ámbitos culturales y educativos, tenemos que sentirnos orgullosos de nuestro medio rural y luchar contra los estereotipos que salen constantemente cuando se habla, por ejemplo, en series de televisión de personajes de pueblo. Habría que destacar mas las experiencias de éxito que tienen proyección pero que, como se dan en pequeños pueblos, no tienen el mismo reconocimiento. Hay que apostar culturalmente por el medio rural como un lugar de éxito como ocurre en otros países.

En todo caso, la despoblación de los pueblos no cesa...

Si es difícil gestionar el mundo rural, me parece que tiene mucho mayor impacto hacerlo con las superpoblaciones. El año pasado cerca de 35 capitales de provincia perdieron habitantes. Sólo crecen las macrociudades y no por una mayor natalidad, sino por la llegada de población de otros lugares. ¿Las macrociudades son sostenibles? ¿Tienen un menor impacto en el desarrollo del futuro de nuestra sociedad? Yo no lo creo. El medio rural no es el problema. Es la solución. Si hablamos de despoblación parece que sólo nos referimos a las dificultades en los pueblos, pero en estos momentos hay un reto tan importante, que está en el lado urbano, que demanda precisamente lo que sí tiene el mundo rural, como es un aire de calidad, agua, recursos energéticos, alimentos saludables. Una serie de elementos que no van a poder tener las ciudades si no conservamos los pueblos. Creo que tenemos que recuperar ese equilibrio entre lo rural y lo urbano, entre la población y el territorio.

¿Qué actuaciones ha liderado la Diputación que preside para afrontar este reto y qué resultados han dado?

Hemos tomado una medida importante para abordar el tema de la movilidad con tres líneas de transporte, una de ellas transversal por la montaña palentina que no existía y que ha dado servicio a cerca de 31.000 personas en un año. También hemos impulsado el problema Empléate en Palencia, con fondos europeos. Hemos formado a nuestros jóvenes para quedarse en la provincia en tareas que casi se habían abandonado y que se demandaban en muchos centros. El nivel de inserción es de cerca del 70% y estamos muy satisfechos. Todo el mundo, desde el alcalde del pueblo más pequeño, está intentando paliar este problema. A mi me gustaría que nadie abandonara Palencia. Más ahora cuando hay más servicios que antes. Tenemos que conseguir que la decisión de un ciudadano de quedarse o marcharse parta de la igualdad de oportunidades.