Los restos han sido hallados en una céntrica calle vallisoletana - F. HERAS

Vídeo: Hallan en Valladolid los primeros restos de una mezquita descubiertos fuera de Al-Ándalus

Permite constatar la presencia musulmana en la ciudad hasta finales del siglo XV

ValladolidActualizado:

La construcción de un bloque de doce viviendas en el número 5 de la céntrica calle de Claudio Moyano en Valladolid ha sacado a la luz los restos de la antigua mezquita de la ciudad, un complejo que habría sido construido entre 1411 y 1415 y que fue derribado en el verano de 1506, como consecuencia de los ordenamientos de la prágmática de bautismo obligatorio promulgada en 1502. Este hallazgo, calificado como «mucho más que excepcional» por la medievalista y doctora en Historia de la Universidad de Valladolid, Olatz Villanueva, constata por primera vez la presencia musulmana a orillas del río Pisuerga y desvela los «únicos restos arqueológicos de una mezquita» que han aparecido hasta la fecha en España del Islam mudéjar, fuera de Al-Ándalus, al norte del Sistema Central.

En ese sentido, aclaró en declaraciones a Ical que en la cuenca del Duero, al norte del Sistema Central, «nunca hubo una ocupación política de Al-Ándalus, por tanto el Islam que se puede encontrar en esa zona es un Islam mudéjar, vivido en minoría, permitido por la mayoría cristiana castellana». «Esas mezquitas que se van construyendo donde existe una población musulmana, a veces únicamente sabemos que existieron, otras veces los documentos escritos nos permiten ubicarlos en el parcelario urbano, pero nunca se habían recuperado restos estructurales, arqueológicos, de una mezquita, ni en Castilla y León ni en Aragón», subrayó sobre una comunidad religiosa que «mantuvo su identidad islámica hasta 1502».

«La ciudad de Valladolid tuvo una comunidad musulmana importante desde los primeros siglos de la Edad Media que, como sucedió en otras ciudades a principios del siglo XV, fueron obligados a recluirse en un barrio propio: la Morería. A partir de entonces, esa comunidad, que en esos momentos tenía más de medio millar de integrantes, ocupa un solar propiedad del cabildo de la ciudad y en él uno de los primeros edificios que se levanta es lo que ellos llaman el Complejo del Almají, un complejo religioso, de sociabilidad donde estarían tanto la sala de oración como una casa de reunión, una casa de bodas, una casa para los pobres y la casa del Alfaquí, todo ello en torno a un patio», explicó Villanueva, que ha participado en los trabajos arqueológicos junto a profesionales de la Comisión de Patrimonio, Patrimonio Inteligente y Pavalgán, promotora de las viviendas.

Restos de la segunda cerca medieval

Los trabajos de excavación, investigación y documentación han permitido a los expertos documentar arqueológicamente la sala de oración en su totalidad y parte del patio en torno al cual giraría la actividad de la comunidad musulmana en Valladolid, así como los restos de la segunda cerca medieval de la ciudad y numerosos hornos que atestiguan la principal de las dedicaciones que tenían en esos años: la alfarería.

«Los investigadores saben que Valladolid también contaba con una comunidad mudéjar, musulmana, que convivió junto a la comunidad judía, en la zona de San Nicolás y la necrópolis que está en la Acera de Recoletos, y sabíamos también la existencia de una necrópolis musulmana en la actual casa del estudiante, en la casa de la beneficencia. Lo que no se había constatado físicamente hasta ahora es la existencia de restos de una presencia musulmana que tenía una gran actividad económica, comercial y artesanal. Son restos magníficos desde el punto de vista del hallazgo científico histórico», valoró el director general de Patrimonio, Enrique Sáiz.