La población de lobos ha crecido un 20 por ciento en la última década en Castilla y León
La población de lobos ha crecido un 20 por ciento en la última década en Castilla y León - ICAL

«En amplias zonas rurales ya nacen más lobos que niños»

El responsable de la organización agraria UPA en Castilla y León denuncia en Bruselas que la fauna sin control provoca despoblación

ValladolidActualizado:

El secretario general de UPA en Castilla y León, Aurelio González, denunció ante las instituciones europeas que «en amplias zonas rurales ya nacen más lobos que niños» y alertó de que «la fauna sin control hace que en Castilla y León la especie en peligro de extinción sea la humana». González se reunió en Bruselas con presentantes políticos y funcionarios de la Dirección General de Protección de la Naturaleza y Medio Ambiente de la Comisión Europea y con responsables del Parlamento Europeo a los que trasladó «la presión inaguantable que sufren los ganaderos» en esta Comunidad Autónoma. Aseguró que en Castilla y León los ganaderos de extensivo se encuentran en una «situación límite» ante la «expansión descontrolada de lobos en prácticamente todo el territorio».

El dirigente de la organización agraria expuso en la capital belga el «gravísimo perjuicio y los daños económicos que sufren los ganaderos por ataques que cada vez son más frecuentes en las explotaciones». De hecho, detalló cómo se producen siete ‘lobadas’ diarias, lo que generó en el último año más de 3.000 muertes, y supuso un incremento de incidencias del 30% respecto al año anterior.

Indemnizaciones escasas

Además UPA recordó que medidas como los mastines o los vallados, tienen poca efectividad por las características de la cabaña ganadera de esta autonomía. También denunció que las indemnizaciones por muerte son escasas y no recogen todos los daños por lucro cesante. Aurelio González informó de otras consecuencias derivadas de la falta de control de la fauna salvaje, en especial corzos, ciervos y jabalíes, una situación que podría empeorar si se mantiene la prohibición de cazar en toda la Comunidad. No obstante, la previsión es que la próxima semana se apruebe en las Cortes regionales la ley que regula las especies cinegéticas que se pueden abatir, aunque, el lobo sería cazable al norte del Duero, no al sur, donde es especie protegida según la legislación europea.

Lo cierto es que el incremento de la fauna salvaje supone, también, un aumento de los a accidentes de tráfico provocados por animales que, según UPA, han pasado de 4.000 siniestros en 2014, a 8.000 el pasado año. González se refirió a los daños que provocan en los cultivos y en la ganadería, debido, en este último caso, a la transmisión e enfermedades contagiosas. En este aspecto, recordó que «llevamos años luchando y sacrificando vacas para tener una cabaña ganadera saneada y casi libre de tuberculosis y brocelosis bovina y todos estos avances se ponen en riesgo cada vez más debido a la expansión descontrolada de ciervos o jabalíes compartiendo pastos y comprobando ya que son en algunos casos portadores de enfermedades».

De esta forma, UPA Castilla y León alertó en Bruselas de la situación actual que se vive en Castilla y León y recordó que « si no se toman medidas reales y efectivas para controlar la fauna salvaje, se estará fomentando el despoblamiento».

Y es que, según el responsable de la organización agraria «junto a los bajos precios que se perciben por los productos agrícolas y ganaderos y la falta de empleo femenino, los daños de la fauna salvaje con las principales causas para que se esté presionando a los agricultores y ganaderos a abandonar la actividad agraria. Con este panorama, Aurelio González insistió ante las instituciones europeas de la «presión» que sufren los agricultores y ganaderos en una tierra como Castilla y León que, además, se está quedando vacía.