El alcalde de Burgos, Daniel de la Rosa, recibe al presidente de Colombia, Ernesto Samper
El alcalde de Burgos, Daniel de la Rosa, recibe al presidente de Colombia, Ernesto Samper - R. O.

Alcaldes socialistas piden perdón por las nuevas elecciones y admiten el cansancio ciudadano

El burgalés Daniel de la Rosa reconoce que volver a repetir los comicios supone un «fracaso compartido»

BURGOS/SORIA Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Lejos de la falta de autocrítica del presidente en funciones, Pedro Sánchez, y de la mayor parte de los dirigentes del PSOE, varios alcaldes de Castilla y León no dudan en reconocer que las cosas no se han hecho bien e, incluso, piden perdón. Es el caso del mandatario burgalés, Daniel de la Rosa, quien este viernes ha pedido disculpas a todos los ciudadanos españoles por el hecho de volver a celebrar una nueva cita electoral, apenas unos meses después de las anteriores. De esta forma, el también secretario general de la Agrupación Municipal del PSOE de Burgos, ha indicado que volver a repetir estas votaciones supone un «fracaso compartido» de todas las formaciones políticas que conforman el arco parlamentario español.

En este punto, ha remarcado que unos partidos tienen una «mayor responsabilidad que otros» en esta situación, recordando que el PSOE «ganó las elecciones», por lo que eran otros los que «tenían que ser posibilistas y facilitar la conformación de un nuevo Ejecutivo». Asimismo, ha recalcado que los ciudadanos son los únicos que no tienen ninguna culpa de esta nueva situación, y ha afirmado que el PSOE saldrá «con toda la humildad a volver a pedir la confianza de los ciudadanos», para de esta forma «repetir una victoria que pueda permitir una nueva formación de un nuevo Gobierno», ha añadido.

Pacto con Cs

A preguntas de los medios acerca de si considera que después de esta nueva cita con las urnas, que tendrá lugar el próximo 10 de noviembre, Ciudadanos puede estar más abierto a pactar con el PSOE y gobernar juntos en el Ayuntamiento, De la Rosa ha señalado que desconoce cuál será la posición de este partido, y ha recordado que «la puerta al consenso con los distintos grupos de la oposición está siempre abierta», afirmando que «se llamen como se llamen», para ellos «lo primero es Burgos».

En relación a esta pregunta, ha recordado que el PSOE de Burgos siempre ha tenido en cuenta a Cs para que «se pudiera sumar como socio preferente», agregando que «si cualquier otro grupo de la oposición quiere ocupar ese rol, lo puede hacer», informa Ical.

Por otro lado, sobre la moción de censura, con la que amenazó el PP el pasado 15 de junio, tras ser elegido alcalde de la ciudad, el alcalde ha señaldo que al equipo municipal no le debe «obsesionar» este tema, porque tienen la «responsabilidad de gobernar en la ciudad».

Asimismo, ha explicado que considera que las elecciones no van a «provocar una recolocación de las posiciones», puesto que las formaciones políticas afrontarán estos meses una nueva cita electoral que las mantendrá ocupadas, y que después de las mismas «habrá quien recapacitará y reconsiderará su rol en muchas instituciones», ha dicho el alcalde.

Otro de los bastiones municipales del Partido Socialista en Castilla y León, el alcalde de Soria, Carlos Martínez, también ha reconocido que el cansancio existente entre los ciudadanos ante una nueva convocatoria de elecciones generales, pero les ha pedido que venzan «la pereza» para acudir a las urnas y frenar el posible avance de la derecha.

«La pereza trae derecha, y con ello la parálisis y la falta de proyectos para esta ciudad y esta provincia. Y por ello tenemos que intentar vencer a esa pereza para contrarrestar a estas derechas que se unen para gobernar en contra de la ciudadanía», ha reflexionado Martínez, a preguntas de los periodistas en la rueda de prensa ofrecida después de la junta de gobierno local del Ayuntamiento de Soria, informa Efe.

«Tenemos que hacer una reflexión interna todos, tanto la ciudadanía como los responsables políticos para intentar buscar los marcos de diálogo que son muy difíciles de encontrar, cuando se ponen líneas rojas e imponderables», apuntó.

Martínez ha reconocido que España está en un momento político donde tendrá que enfrentarse a retos económicos que no sabe si serán tan complicados como los vividos durante la crisis, «pero que desde luego no parecen ser de color de rosa».