Guillermo Garabito - La sombra de mis pasos

Alcaldes de conveniencia

«Los políticos, de un lado y de otro, están convirtiendo la democracia en bazar donde ahora resulta que se mercadea con alcaldías y diputaciones»

Guillermo Garabito
Actualizado:

La democracia es un invento divertidísimo. «Nosotros les votamos y ellos se lo reparten». Pero lo importante es ir a votar, sabe el lector. Aunque lo verdaderamente divertido es todo lo que viene después. Porque los políticos, de un lado y de otro, están convirtiendo la democracia en bazar donde ahora resulta que se mercadea con alcaldías y diputaciones. Y los habitantes de Palencia y de Burgos que no den la coña, por favor; que ya han votado. Qué más quieren. Cómo no les va a gustar que el alcalde termine siendo de Cs -en el caso de Palencia- aunque la formación sólo tenga tres concejales en el ayuntamiento. Aunque sea la tercera fuerza más votada. ¿Pero cómo no les va a gustar que en Palencia gobiernen los que decidan en Madrid? ¡Mon Dieu! Es que se ponen de un exquisito los votantes… Se les dan derechos y libertades y ya están quejándose por todo.

De las elecciones lo mejor siempre son las bodas, esas bodas faraónicas como de futbolista recién bautizado que se organizan las semanas después. Generalmente quedan en «bodorrios» de esos horteras donde los novios sólo quieren presumir; los unos de dinero y los otros de poder. En Castilla y León Cs le puso dote a la boda con el PP: los ayuntamientos de Burgos y Palencia y otras tantas diputaciones. Y Mañueco, que es como una novia ilusionada, dijo «sí quiero» porque Igea ha dejado de ser la novia de esta región para ser uno de esos contrayentes al que hay que llevar a punta de escopeta hasta el altar. Y todo el idilio que tenía el PP con Cs -porque Vox es como el amante que uno y otro saben que está en el armario pero prefieren ignorar- dio al traste ayer en el Ayuntamiento de Burgos. Dos concejales díscolos de Vox vinieron a intentar dinamitar la boda rompiendo la disciplina de partido. La disciplina de partido, que es la conciencia que usan los políticos para dormir. Cualquiera diría que los concejales eran de Igea más que de Vox. Cuando uno ve las fotografías, que es la mejor forma de seguir la actualidad -porque en las fotografías los políticos no dan discursos-, se da cuenta de que Igea está como obligado. El de Cs, desde hace dos semanas, sale en las fotos como pidiendo que la ONU se pronuncie de una vez sobre los matrimonios concertados en política. Pidiendo que alguien cancele esta boda que tiene montada con el PP.

Desde que las alcaldías se deciden en Madrid en muchos ayuntamientos sólo quedan alcaldes de conveniencia. Y el periodismo se vuelve más interesante y la política más complicada. Facilidad, mala novia, que decía Juan Ramón. No todo iba a ser tan sencillo.

Guillermo GarabitoGuillermo Garabito