El alcalde de Zamora, Francisco Guarido
El alcalde de Zamora, Francisco Guarido - ICAL
Política

El alcalde de Zamora niega las acusaciones del interventor y dice sentirse vejado

Recuerda su trayectoria de denuncias luego archivadas

ZamoraActualizado:

El alcalde de Zamora, Francisco Guarido (IU), se defendió ayer públicamente de la denuncia judicial interpuesta por el interventor municipal, negó las acusaciones del alto funcionario de supuesto atentado contra su integridad moral, usurpación de funciones y coacciones porque se le impidió estar en una mesa de contratación. Guarido recordó la trayectoria de denuncias del interventor que luego fueron archivadas sin atenderse sus peticiones, tanto en el Ayuntamiento de La Bañeza, en el que ejerció antes y llegó a denunciar también al alcalde por acoso psicológico en su puesto de trabajo; como en el de Zamora, incluso en el año 2014, en la etapa de Rosa Valdeón (PP) al frente de la Alcaldía.

El alcalde aludió además a las recientes declaraciones del interventor de Zamora en una conferencia pública en Cartagena (Murcia) y aseguró que si alguien «tiene derecho a sentirse vejado y humillado» es el equipo de Gobierno y los funcionarios contra los que cargó en esa alocución, motivo por el que Francisco Guarido estudiará si ejerce algún tipo de acción. El interventor, Francisco Javier López, denunció el pasado viernes en el juzgado de guardia al propio Guarido; a su teniente de alcalde, Miguel Ángel Viñas; y al secretario del Ayuntamiento, José María García, después de que se le impidiera estar en una mesa de contratación y se le amenazara con avisar a la Policía Municipal si no se iba, según la denuncia.

Sobre el fondo de la cuestión, el alcalde de Zamora comentó que fue el propio interventor el que, tras archivarse otra denuncia que llevó a la Fiscalía por supuesta prevaricación del concejal de Comercio, solicitó un cambio de funciones, para pasar a encargarse de una nueva área de Estudios y Proyectos, poder «teletrabajar» parte de su jornada laboral y asumir parte de sus funciones hasta ese momento la viceinterventora. Tras esa modificación de sus cometidos aprobada mediante decreto de Alcaldía el pasado mes de noviembre, el interventor municipal ha pedido ahora recuperar sus antiguas funciones, algo a lo que el alcalde ha dicho que «nadie le ha negado que pueda volver a ser interventor, pero lo estamos estudiando» y su nueva petición se analizará «con calma». Al respecto, Guarido reconoció que puede tardar incluso meses en resolverse ya que por ley es necesaria previamente la autorización del alcalde y tras su cambio de funciones se invirtió dinero público para reforzar el departamento de Intervención debido a su marcha al área municipal de Estudios y Proyectos.