Vestas pone fin a la huelga indefinida que comenzó el pasado 16 de julio
Vestas pone fin a la huelga indefinida que comenzó el pasado 16 de julio - ICAL
Economía

La actividad de Vestas vuelve el jueves a la «normalidad» tras el acuerdo del ERE

El Gobierno central se reúne mañana con el inversor interesado en la planta de Villadangos (León)

LeónActualizado:

Los empleados de Vestas vuelven al trabajo, y lo hacen después de dar el visto bueno al acuerdo de negociación del ERE alcanzado este domingo entre el Comité de Empresa y la dirección, por el que se ofrecen indemnizaciones medias de 67 días por año trabajado, jubilaciones parciales y la recolocación en otras plantas de la empresa. Entre hoy martes y mañana se preparará el arranque de la empresa -contando para ello con parte de la plantilla-, y será este jueves cuando se pueda hablar de «vuelta a la normalidad», según confirmó a Ical el presidente del Comité de Empresa de la factoría de Villadangos del Páramo (León), Juan Francisco García Cabezas. Estos trabajadores se incorporarán en dos turnos, a las 6 de la mañana y a las 14 horas, y desarrollarán el plan de producción específico marcado hasta finales de año.

Se pone fin de esta forma a una huelga indefinida que comenzó el pasado 16 de julio, cuando se dio a conocer la intención de la multinacional danesa de echar el cierre a su planta de Villadangos. En un comunicado, Vestas valoró ayer el «ambicioso plan de recolocación y de reinserción en el mercado laboral» alcanzado en el acuerdo de este domingo, que ratificó más del 90 por ciento de la plantilla.

Reubicaciones

Los contratos del personal indefinido, explicó, se extenderán hasta el 31 de diciembre y se ofrecerá la posibilidad de reubicarse en otras fábricas y centros de trabajo de Vestas dentro y fuera de España. Este plan de recolocaciones externo tendrá una duración de 24 meses y, una vez concluido, se espera alcanzar la reinserción del 80% de la plantilla.

También se han anunciado medidas especiales para los trabajadores mayores de 54 años, jubilaciones parciales, un plan de bajas incentivadas y un bono ligado a la reanudación de la producción.

«El resultado de las negociaciones ha sido satisfactorio para ambas partes y nos alegra mucho haber logrado un acuerdo con los trabajadores que permita atenuar el impacto del cierre de la fábrica a finales de año», señaló en la nota de prensa el director de operaciones de la multinacional, Jean-Marc Lechêne.

Por su parte, la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, avanzó ayer que mañana miércoles el Gobierno mantendrá una reunión con una empresa interesada en mantener la actividad productiva de Vestas. Lo hizo durante un desayuno informativo en Barcelona en el que aseguró que «al tratarse de una empresa que ha recibido ayudas públicas, no se puede ir sin hacer ningún esfuerzo por mantener la actividad productiva».

«Somos un Gobierno responsable y ante cualquier crisis industrial hablamos con la empresa que quiere trasladar su producción y trabajamos con ellos para que la deslocalización se produzca de la mejor manera posible, con los instrumentos que tenemos», dijo.

Además, aseguró que prevé firmar «en pocos días» con Vestas un plan de reindustrialización que sirva para paliar el cierre de la planta.

«Cautela»

Por su parte, el presidente del Comité de Empresa, Juan Francisco García Cabezas, pidió ayer mantener la «cautela» porque «no hay nada cerrado y no hay que albergar falsas esperanzas». No obstante, espera que gobierno central y autonómico puedan encontrar una solución con el inversor para poder continuar en sus empleos más allá del 31 de diciembre, informa la agencia Efe.

Como se recordará, el pasado sábado la consejera de Economía y Hacienda de la Junta de Castilla y León, Pilar del Olmo, anunció un inversor extranjero «de éxito en España» que estaría dispuesto a hacerse cargo de la planta de Vestas en Villadangos del Páramo. Fue en julio de 2005 cuando Vestas anunció su llegada al polígono industrial de Villadangos con una inversión de diez millones de euros y la creación de 150 puestos de trabajo. Un mes después se iniciaron las obras de la futura planta de aerogeneradores, que empezó a producir en la primavera de 2006.