El tijeretazo en la construcción creará 20.000 parados como mínimo

CC.OO. denuncia la existencia de jornadas laborales de 12 horas diarias, incluidos los sábados, por 1.000 euros o menos al mes

ToLEDO Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El sindicato Comisiones Obreras alertó ayer de las peligrosas consecuencias que acarrearán los recortes del Gobierno tanto en el ámbito de las infraestructuras como en el de las viviendas.

Según el secretario de Organización de la Federación, Mariano Ballesteros, serán como mínimo 20.000 personas las que perderán su empleo por la medida adoptada por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. Unas cifras que según el secretario general de la Federación regional de Construcción Madera y Afines de CCOO, Julio Ugena, afectarán en el 60 por ciento a la provincia de Toledo y Ciudad Real.

El tijeretazo del PSOE dañará especialmente a Castilla-La Mancha porque la región cuenta con muchas e importantes empresas que dependen del sector, como las cementeras, las de puertas, las de tejas o de ladrillos. En este momento, todos estos negocios se encuentran es una situación muy «mala», tal y como lo calificó Ugena, ya que «las que no se encuentran en un proceso de desregulación simplemente sobrellevan la situación».

Frente a esto, el Gobierno nacional promulga, según defiende CCOO, una «rebaja en los derechos de los trabajadores» como los que ha traido la última reforma laboral en forma de «despidos más baratos y sin causa».

Condiciones «lamentables»

Un ejemplo de ello es la postura que están tomando algunas empresas. El sindicato denunció que varios empresarios se amoldan a la situación ofreciendo trabajos con una jornada de 12 horas diarias, incluidos los sábados, por 1.000 euros. Un extremo que pocas personas se atreven a denunciar porque «se les acaba el subsidio por desempleo, tienen 3 hijos y tienen que llevar comida a casa» explicó Ballesteros.

Además, en muchos casos se «despiden trabajadores en los meses de verano o Navidades y se les vuelve a contratar» para que las vacaciones las cobren del dinero que el Estado está obligado a pagar a las personas que se encuentren en el paro.

Una situación que Ugena calificó de «lamentable y vergonzosa» y aunque «no todos los empresarios están metidos en el mismo saco» la reforma laboral «refuerza a los peores».

Ninguna VPO en la región

Ugena apuntó que la medida anunciada por la ministra de Vivienda, Beatriz Corredor, el pasado julio provocará que finalmente no se edifiquen VPO, ya que el Plan de Vivienda regional depende directamente de las ayudas y subvenciones del Ministerio, y, como consecuencia, por cada edificación que no se realice se destruirán tres puestos de trabajo.

El secretario de organización aseguró que «no será posible avanzar hacia un nuevo modelo productivo con la paralización de las infraestructuras que se necesitan». También acusó al Ministerio de Vivienda de «estar acostumbrado a hacer muchos anuncios pero pocas realidades».

Desde 1991 a 2009 se ha hecho una media de 3.294 viviendas de protección terminadas en la región y en 2009 se realizaron 3.720, tal y como ha confirmado el dirigente sindical. Respecto a Madrid, que afecta a Castilla-La Mancha por su cercanía, la media de viviendas de protección oficial durante los últimos 19 años ha sido de 7.815 viviendas, realizándose en 2009 un total de 20.125.

De esta manera se «agrava más si cabe —según Ugena— el drama personal y familiar» de los parados. También conllevaría el fin del estado de bienestar, ya que «la vivienda deja de tener efecto como derecho cuando los poderes públicos dejan de promover en las condiciones necesarias que garanticen que eso se cumpla».

Situación de bloqueo

Asimismo, esta situación podría llevar a un bloqueo económico ya que la retirada de ayuda del Ministerio ralentizaría el desarrollo de la economía porque el Estado debería pagar el subsidio por desempleo a más personas pero éstas tendrían menos capacidad económica para consumir y reactivar la economía.

La otra consecuencia sería el daño medioambiental que el parón en obra civil puede suponer. Además de la lista del Ministerio de Fomento en la que especificaba las obras que se iban a parar imediatamente, la mayoría de ellas van a ralentizar los tiempo para su desarollo.

Esto se debe a que Fomento reducirá considerablemente la aportación económica acordada y necesaria para cumplir los plazos. En muchos de los casos esto provocará que los ingresos no alcancen para mantener la maquinaria adecuada y abandonen el trabajo empezado. Algo que acarreará un retraso todavía mayor cuando se reactive el trabajo por los corrimientos de la tierra debido a las lluvias, al paso del tiempo y al abandono del lugar.

ERES en la región

Así, 6.000 trabajadores del sector, según CCOO, han sido despedidos mediante ERE. Este número se multiplicaría si se contaran las finalizaciones de contrato y los despidos individuales.

Según el sindicato, los ERE «en algunos casos se dan donde la situación económica es buena» para «destruir empleo y subcontratar ya que les va a salir más barato».

El secretario general manifestó que «hay empresas que están realmente mal y otras que tienen problemas de liquidez, que es donde tendría que centrarse el Gobierno».