La Policía tuvo que calmar los ánimos de los vecinos en varias ocasiones durante el pleno. - A. PÉREZ HERRERA

El socialista Martín Pérez, otro alcalde con la venia del tránsfuga

Con el apoyo de dos ex concejales del PP, apartan a Manuel Conde, 11 años regidor

MERCEDES VEGA
UGENA Actualizado:

Ante un salón de plenos atestado de vecinos y dirigentes provinciales del PP, se consumó ayer la moción de censura presentada por los cuatro concejales del PSOE con el apoyo de dos ex ediles del PP —Eduardo Esteban y Emilia Hernández— para desbancar de la Alcaldía a Manuel Conde, del Partido Popular, que presidía la corporación municipal desde hace 11 años.

A tan solo ocho meses de las elecciones municipales, Ugena tiene desde ayer nuevo alcalde, Martín Pérez Núñez, del PSOE, pues auque el partido desautorizó la moción de censura, aún no ha comunicado a sus cuatro concejales la baja en la militancia.

Con múltiples interrupciones durante toda la sesión, en la que tuvo que intervenir la Policía Local y expulsar del salón de plenos a una vecina, Martín Pérez argumentó su propuesta en «la insostenible situación de desgobierno con una actitud del alcalde en perjuicio de todos los ciudadanos de Ugena».

Habló de la «prepotencia» de Conde, de sus «incumplimientos sistemáticos» y de que el Ayuntamiento «dejará de ser un cortijo de dos», en alusión al ex alcalde y su hermano Félix, también concejal. Martín Pérez prometió transparencia en el nuevo equipo municipal. «A partir del lunes abriremos las ventanas para que entre aire limpio y puro» y aseguró que su primera tarea será encargar una auditoría para conocer el verdadero estado de las arcas municipales.

«Esto es un robo»

El alcalde saliente comenzó su intervención recordando la «cadena de dimisiones» en el Grupo Socialista desde las pasadas elecciones de 2007, de hecho, Martín Pérez ocupaba el número siete en la candidatura. «Hoy se ha cometido un robo; los vecinos decidieron quien querían que fuera su alcalde y usted no estaba entonces entre esos cuatro ediles socialistas electos». Manuel Conde se refirió también a la «traición» de los ex concejales del PP, ahora no adscritos: «no son personas de fiar y ese estigma les acompañará de por vida».

En ese momento aludió a la supuesta «apropiación indebida de fondos municipales» de Eduardo Esteban y Emilia Hernández, hechos que se están siendo investigados tanto por la vía administrativa como judicial. Sin embargo Eduardo Esteban mostró al pleno la sentencia judicial absolutoria. «No se puede consentir que el alcalde y su hermano sigan haciendo lo que quieren; esa denuncia era falsa», dijo Esteban.

Manuel y Félix Conde indicaron que dejan el Ayuntamiento de Ugena en una situación envidiable, con más de 350.000 euros de liquidez. Tras esta y otras afirmaciones se oyeron frases de los asistentes como «sigue la cacicada de siempre» o «esto es lo que haceis, amenazar», aunque los hermanos —a los que no acompañaron otros dos concejales de su grupo que al parecer no asisten a los plenos desde hace cinco meses—, también estuvieron arropados por un gran número de vecinos, algunos de los cuales se abrazaron a ellos al terminar la sesión plenaria.

Para los hermanos Conde lo que buscan los dos concejales no adscritos, antes compañeros del PP, son intereses personales e «interferir en el curso de los dos procedimientos abiertos» contra ellos.

El nuevo alcalde aclaró al finalizar el pleno que tanto él como sus tres compañeros de partido no han sido expulsados del PSOE como mantiene el ex alcalde. «Es cierto que la moción no estaba autorizada, pero a día de hoy seguimos siendo del PSOE y formamos grupo bajo esas siglas».