Dolores y María en primer plano. Detrás, Fernando posa su mona sobre el hombro de Nacho
Dolores y María en primer plano. Detrás, Fernando posa su mona sobre el hombro de Nacho - A. Pérez Herrera

Vecinos unidos por un pueblo

El descontento ha llevado a un grupo de pasianos a formar un nuevo partido político en Chozas de Canales

Toledo Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

De joven, Fernando Díaz-Valdés (Madrid, 1951) soñaba con ser piloto del Ejército del Aire, pero una minusvalía auditiva sensorial —que hoy alcanza el 80 por ciento—, detectada durante las pruebas de acceso, acabó con su ilusión. Con la ayuda de dos audífonos, este madrileño supo hacer de su hobby su trabajo y, en los años 80, fundó la banda de rock Panzer, donde sigue siendo su bajista.

Hoy, a sus 67 años, este jubilado echa la vista atrás y reconoce que «ha tenido la suerte» de vivir de lo que le gustaba: la música y la pintura. Un trabajo que ha sabido compaginar con la restauración, el «marketing», la publicidad y el deporte.

En el currículo de Fernando también figura un «coqueteo» con la política, aunque nunca ha querido «meterse de lleno», según reconoce. De la mano del Partido Popular, realizó dos campañas publicitarias para las elecciones autonómicas de Galicia y llegó a ser concejal de Seguridad Ciudadana en la oposición en la ciudad madrileña de Fuenlabrada.

Desde hace seis años, es vecino de la localidad toledana de Chozas de Canales (3.765 habitantes censados) y se presenta como el cabeza de lista de la agrupación política Unión de Ciudadanos Independientes (UCIN) para concurrir a las elecciones municipales del 26 de mayo.

Pero, ¿qué le lleva a un jubilado a meterse en política? «Mi instinto de rebeldía rockera. Soy una persona muy ociosa y tengo mucho tiempo libre y me aburro —bromea—. Queremos elevar el nivel social y la fama del pueblo porque está manga por hombro».

La cercanía del municipio a Madrid, a 62 kilómetros, convirtió a este pueblo en el destino ideal para subirse a la burbuja inmobiliaria. Pero una década después, Chozas sigue enterrado bajo los cascotes del boom inmobiliario, con cientos de casas abandonadas que han sido tomadas por okupas, y con una tasa de paro del 28,77%, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE). «El pueblo es fuente de inseguridad y los vecinos estamos muy hartos. Reina el descontento vecinal», afirma Fernando.

«Veo más que otros»

La mano derecha de Fernando y número dos en las listas es Nacho Varona. De Chozas de Canales de «toda la vida», es invidente de nacimiento, aunque reconoce que «ve más que otros». Este chocero en paro formó parte en su localidad de las listas del PP, pero acabó desencantado con la formación y abandonó el partido. Ahora, junto a su compañero de batallas [en el pueblo son conocidos como el Capitán Rock y Nacho Panza porque siempre van juntos], pretenden cambiar el malestar vecinal. «Esto es Hollywood. Aquí cada uno hace lo que le da la gana. Es el pueblo sin ley», indica.

La democracia forma parte de los pilares de esta formación política. «En UCIN el orden en la lista da igual, es anecdótico, porque las decisiones las tomaremos en equipo», vaticina Varona. «Solamente pactaremos para gobernar nosotros, nunca para hacer de bombero a uno que antes haya sido pirómano. En la oposición apoyaremos las propuestas que vayan acorde con nuestro partido y rebatiremos aquellas con las que no estemos de acuerdo», sentencia.

Entre las principales medidas que se incluyen en el programa de esta agrupación vecinal destaca un plan de seguridad y otro de sanidad, mejoras en materia de infraestructuras y una apuesta decidida por los jóvenes, que «están abandonados».

Uno de los rostros femeninos de esta nueva formación es Dolores Roselló. Esta cocinera valenciana conoció a Fernando en un programa de televisión y, desde hace un año, comparten vida y ambiciones políticas. «Queremos mejoras para el pueblo porque, aunque no seamos de Chozas, vivimos aquí y, como vecinos queremos, lo mejor para el pueblo».«Nosotros tenemos claro que no vamos a prometer nada que no podamos cumplir», puntualiza esta exmilitante del PSOE.

—¿Me estás llamando forastero? —irrumpe Nacho, desatando las risas de sus compañeros de partido. «Yo no soy forastero», responde inmediatamente. Y es que en UCIN son más los colonos que los oriundos, pero Dolores zanja la polémica con una cita del escritor Miguel de Unamuno: «Se es donde se pace, no donde se nace».

Con las pilas cargadas

Junto con Fernando, Nacho y Dolores, María Lozano es otro de los miembros de esta agrupación. Ella es madrileña y supervisora en una empresa de servicios. Lleva diez años viviendo en Chozas de Canales, donde, incluso, llegó a estar en la candidatura del PSOE como cabeza de lista, pero se retiró luego de la campaña porque «no era lo que yo defendía». Tras seis años fuera de la política, regresa con las pilas cargadas para luchar por «su» pueblo.

Desvela que, durante este proceso de constitución del grupo, algún que otro vecino se ha dirigido a ellos interesado en el nuevo colectivo político. «¡Nos han llegado a preguntar cuánto les íbamos a pagar por formar parte de UCIN!», exclama María. Y la respuesta de la madrileña fue tajante: «Nosotros no estamos aquí para ganar dinero, porque todos tenemos nuestro trabajo y/o ocupación; nos presentamos para trabajar por el pueblo».

Manuel Saiz, Marta García y José Antonio Ceballos son los otros nombres de la lista. De momento, son siete vecinos y necesitan otros cuatro para poder concurrir a las elecciones municipales y medir sus fuerzas con el resto de partidos políticos (PP, PSOE, VOX, Cs, Podemos y Queremos), que presentarán sus candidaturas. En UCIN están seguros de que pronto conseguirán el número necesario.