Triunfo solidario en el festival de Illescas a beneficio de Cebolla

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La solidaridad volvió a ser el denominador común en Illescas para, en plena temporada americana, y en pleno invierno español entre la temporadas 2018 y 2019, juntar a un nutrido grupo de matadores y banderilleros de renombre con una causa benéfica. En este caso los damnificados por las riadas en Cebolla.

El rejoneador Borja Baena auxiliado por Leonardo Hernández y Sergio Galán realizó una faena de importancia a un fuerte animal con el que el fallo a los aceros le privó de cortar una oreja. Trofeos aparte, este rejoneador dejó muestra de su clase y buena monta por lo que el público quedó muy satisfecho del primer capítulo de la tarde.

En segundo lugar, y ya a pie, el banderillero, antes matador de toros, José Antonio Carretero lidió un utrero de Daniel Ruiz. Este animal, de buena estampa, dio un juego magnífico en la muleta del toledano. Antes, y sin duda uno de los momentos más esperados, José Antonio Morante de la Puebla fue el encargado de administrar hasta dos puyazos al burel. Tras una buena faena y una estocada, paseó Carretero dos orejas de su oponente.

La locura generalizada llegó en el tercero de la tarde, cuando Miguel Martín, ante un astado de la familia Hernández, de una gran condición, realizó una faena de mucho poso y temple. Picado por el novillero Marcos, instrumentó una faena cargada de gran inspiración y corte clásico. El exmatador elaboró un trasteo que fue caldeando a los asistentes hasta el punto de llegar a pedir el indulto, que fue concedido, paseando así las dos orejas y rabo simbólicos entre una fuerte ovación.

Labor esforzada fue también la de Rafael González ante un novillo de Fernando Peña. Auxiliado por Juan Bautista como lidiador y con Pablo Aguado dejando un gran problema de banderillas, este también exmatador de toros toledano dejó una gran imagen entre los asistentes e hizo disfrutar hasta el punto de pasear doble trofeo.

De peor condición fue el otro animal de la familia Hernández, el que le tocó en suerte a Sergio Aguilar. Pese a ello, pudo dejar detalles de un toreo de kilates y poderoso. Participó en la lidia el toledano Álvaro Lorenzo y el también exmatador de toros Gómez Escorial. Faena meritoria que también le valió pasear dos orejas del utrero.

Cerró el festejo el novillero Raúl Puebla ante un eral de La Olivilla. El hierro sonsecano lidió ya que el titular se estropeó en los corrales y salió con un pitón partido. El novillero brindó al matador de toros venezolano Manolo Vanegas y en una faena basada en el tesón y el esfuerzo, logró meter al animal en el canasto, cerrando así un triunfal festejo.