Los autores, en uno de sus robos. En el vídeo se ve cómo actuaban y también la fase final de la Operación Jaroque - Guardia Civil

Tres detenidos por al menos 26 robos en nueve pueblos de La Sagra y en Fuente el Fresno

Dos hemanos y un compinche sustraían vehículos para luego utilizarlos en los asaltos a establecimientos hosteleros

ABC
ToledoActualizado:

Dos hermanos están en prisión y un compiche, en libertad con cargos, después de que la Guardia Civil los detuviera como autores de 32 delitos, que se reparten así: 14 robos con fuerza en las cosas, 12 vehículos sustraídos, 2 hurtos de placas de matrícula, otros 2 delitos contra la seguridad del tráfico, uno por atentado contra agente de la autoridad y otro de daños. Estos hechos fueron cometidos en 9 localidades de la comarca de la Sagra y en otra de la provincia de Ciudad Real. Los presuntos autores tienen edades comprendidas entre los 25 y los 35 años.

El equipo Roca de la Guardia Civil de Toledo inició una investigación, denominada Operación Jaroque. Los investigadores buscaban determinar la autoría de los robos con fuerza en las cosas cometidos en establecimientos hosteleros de localidades de la comarca de la Sagra, donde los delincuentes utilizaban un mismo método para asaltarlos.

La Guardia Civil realizó la inspección ocular en los establecimientos que habían sido objeto de robo y de donde los delincuentes habían sustraído el dinero de las cajas registradoras y de las distintas máquinas recreativas, además de tabaco y bebidas alcohólicas.

Para ello utilizaban objetos contundentes, como mazas o cizallas, y extractores de bombines. Estos materiales fueron arrojados en una ocasión a vehículos la Guardia Civil cuando huían por una carretera tras cometer un robo en El Viso de San Juan, lo que puso en grave riesgo la integridad de los agentes y del resto de los usuarios de la vía.

Uno de los detenidos es introducido en un vehículo de la Guardia Civil
Uno de los detenidos es introducido en un vehículo de la Guardia Civil

La Guardia Civil comprobó la manera de trabajar de estos delincuentes: primero sustraían un vehículo, generalmente estacionado en una vía pública, al que cortaban varios de sus cinturones de seguridad para unirlos entre sí y utilizarlos a modo de eslinga o correa de amarre. El vehículo lo colocaban luego con el maletero en dirección a la puerta del establecimiento, donde ataban la correa; y por último, con el coche en movimiento, conseguían arrancar la puerta de sus anclajes.

Luego sustraían el dinero de las cajas registradoras y de las máquinas recreativas, llegando a llevarse entre todos delitos unos 14.000 euros en metálico, además de una gran cantidad de tabaco y bebidas alcohólicas.

Estos delincuentes también utilizaban placas de matrícula que habían sustraído a vehículos que se encontraban en estado de semiabandono en la vía pública. El fin era, en el caso de ser localizados, dificultar la labor de identificación a las fuerzas y cuerpos de seguridad. Después de culminar el robo, estos vehículos eran abandonados y generalmente calcinados en descampados y zonas aisladas.

Los agentes del equipo Roca encargados de la investigación identificaron a los tres ladrones —dos de ellos hermanos y todos con un amplio historial delictivo—, que residían de forma ilegal en viviendas ocupadas en la localidad toledana de Lominchar. Los investigadores montaron un dispositivo y lograron la detención de los delincuentes.

Estas detenciones han permitido a la Guardia Civil esclarecer 32 delitos cometidos, entre marzo y julio, en Lominchar, Recas, Cedillo del Condado, El Viso de San Juan, Yuncos, Magán, Cabañas de la Sagra, Camarena, Ventas de Retamosa y la localidad ciudadrealeña de Fuente el Fresno.

La Guardia Civil puso a los detenidos, junto con las diligencias del caso, a disposición de un juzgado de primera instancia e instrucción de Illescas. Tras tomarles declaración, los dos hermanos fueron enviados a prisión y el compinche quedó en libertad con cargos.