Una mujer camina por la calle Pajitos, en Mora
Una mujer camina por la calle Pajitos, en Mora - ABC

La provincia pierde 30 concejales por la caída de la población

Villacañas y Mora bajan de los 10.000 habitantes y pasarán de 17 a 13 ediles en la próxima legislatura

ToledoActualizado:

Las cifras oficiales del padrón que servirán de referencia para establecer el número de concejales en cada ayuntamiento se contabilizan a 1 de enero de 2018. La población de la provincia de Toledo en esa fecha es de 687.391 habitantes, 11.745 menos que en 2014 cuando se cerró el registro de habitantes para las elecciones autonómicas y municipales de 2015.

A pesar de que entre 2017 y 2018 la población de la provincia ha aumentado en 550 personas, en el conjunto de los cuatro años el balance es negativo y este dato se traslada a la pérdida de 30 concejales en 13 municipios. Si en la legislatura 2015-2019 los ayuntamientos de la provincia de Toledo tienen 1.930 concejales, en la próxima, 2019-2023, serán 1.900.

¿Y a qué municipios afecta esta reducción? Villacañas y Mora son los más perjudicados, pues pasarán de tener 17 a 13 concejales, pues la cifra oficial de población resultante de la revisión del padrón municipal a 1 de enero de 2018 está por debajo de los 10.000 habitantes.

En el caso de Villacañas, que en 2011 tenía 10.519 personas empadronadas, se han quedado en 9.840 en el año 2017, mientras que la bajada de población en Mora se produjo en el año 2016, con 9.897 habitantes.

Miguel Esteban y Villafranca de los Caballeros contarán también con dos concejales menos en sus corporaciones municipales después de haber descendido de 5.000 habitantes, pasando de 13 a 11 ediles. Los mismos ediles perderán Tembleque y El Toboso, en su caso por situarse por debajo de los 2.000 residentes, que a partir de mayo tendrán nueve en lugar de los 11 representantes que han trabajado en la actual legislatura, informó a ABC la vicesecretaria general y portavoz del PSOE en la provincia de Toledo, Esther Padilla.

Esta pérdida de concejales, dijo Padilla, afecta también al reparto de representantes en la Diputación de Toledo, pues el partido judicial de Orgaz pierde un diputado que gana la zona de Toledo.

El Real de San Vicente también contará con dos representantes municipales menos al quedarse en 945 habitantes, es decir, siete frente a los nueve que ha tenido en esta legisltura.

Otros municipios afectados son son Cabañas de Yepes, que ha pasado de 278 a 240 residentes; La Estrella, de 275 a 233 habitantes; Torralba de Oropesa, de 254 a 213; Torrecilla de la Jara, de 260 a 225 y Las Ventas de San Julián, de 258 a 229. Estas cinco poblaciones se quedarán con cinco concejales frente a los siete que tienen esta legisltura, pues son los que corresponden al bajar de los 250 habitantes.

Sartajada, un municipio ubicado en la sierra de San Vicente que ha perdido cuatro habitantes, pasando de 104 a 100, se quedaría con tres concejales de los cinco que tiene en la actualidad. En esta caso se se abre la posibilidad de que pueda funcionar como concejo abierto, es decir, que los residentes de la localidad elijan mediante votación en asamblea -por mayoría simple- a un alcalde y no exista la figura de los concejales, como se hace también en las 24 entidades de ámbito territorial inferior al municipio (Eatim) que hay en la provincia de Toledo.

El recurso de Villafranca

Villafranca de los Caballeros, según el censo cerrado el 1 de enero de 2018, tiene 4.927 habitantes, por eso al bajar de 5.000 empadronados le corresponden 11 ediles. El caso es que el alcalde, Julián Bolaños, asegura que sus datos son distintos y a esa fecha les constan en el padrón municipal 5.232 habitantes, por lo que están recurriendo al INE a ver si se puede subsanar el error. «Al bajar de los 5.000 habitantes también lo harán las ayudas y los servicios médicos o del centro de la mujer», argumenta Bolaños, que ve complicado que prospere este recurso.