Page en el inicio de las obras de la fábrica de embutidos del grupo Bell en Fuensalida
Page en el inicio de las obras de la fábrica de embutidos del grupo Bell en Fuensalida - JCCM

Un millón de jamones saldrán cada año de Fuensalida

La fábrica dará trabajo a más de 100 personas

ToledoActualizado:

El grupo Bell Food Group, a través de su filial Sánchez Alcaraz, comenzó este martes, con el simbólico acto de la colocación de la primera piedra, las obras de una fábrica de embutidos en Fuensalida, que dará trabajo a más de 100 personas y en la que invertirá cerca de 38 millones de euros.

Esta empresa empezó como una pequeña carnicería en Basilea (Suiza) y ahora cuenta con unos 10.000 empleados en once países europeos. Bell ya tiene una nave en la cercana Casarrubios del Monte y el 8 de mayo de 2015 compró 41 parcelas de 65.944 metros cuadrados en el parque empresarial «La Golondrina», según contó el alcalde de Fuensalida, Mariano Alonso, que se mostró eufórico.

En los próximos tiempos, el pueblo de Mariano Alonso será «un referente» en materia alimentaria gracias a una empresa «innovadora, eficiente, dotada de tecnología y que ha sobrepasado en su diseño todos los estándares de calidad», añadió Alonso. Los planes de la empresa pasan por abrir la fábrica en el segundo semestre de 2018 y que de Fuensalida salgan un millón de jamones al año.