Jesús Gutiérrez Rey
Jesús Gutiérrez Rey - Foto cedida por la familia

Un alpinista lleva 7 días hospitalizado con múltiples fracturas tras una caída en el Fitz Roy

«Después de una semana, todavía no ha sido intervenido quirúrgicamente de todas las lesiones que sufre», se queja la familia

ToledoActualizado:

El alpinista español Jesús Gutiérrez Rey, de 45 años, está hospitalizado en el sur de Argentina, en la Patagonia, después de sufrir una caída en el monte Fitz Roy o cerro Chaltén. Es una montaña de 3.405 metros sobre el nivel del mar ubicada en el Patagónico Sur, en el límite entre Argentina y Chile. Sufre múltiples fracturas, localizadas principalmente en el lado izquierdo de su cuerpo, pero no ha sido intervenido aún, ya que está a la espera de si es trasladado o no a España.

Su familia denuncia que Mapfre lo ha abandonado, «lo han dejado tirado allí». Con esta empresa Jesús tiene contratado su seguro a través de la Federación Madrileña de Montañismo. «Ahora Mapfre dice que en la cobertura de Jesús no se contempla el traslado a España en un avión medicalizado. ¿Por qué no lo han dicho antes? Después de una semana, todavía no ha sido intervenido quirúrgicamente de todas las fracturas que sufre», se queja Ascensión, hermana de Jesús.

El experimentado montañero madrileño, vecino de Illescas (Toledo), sufrió la caída sobre las 3 de la madrugada del martes 22 de enero. Estaba grabando una película al conquense Pedro Cifuentes sobre su tercer desafío ante el Fitz Roy, una montaña considerada de dificultad extrema entre los alpinistas.

Jesús y Pedro, compañeros de cordada, tuvieron noticias de que tres alpinistas (uno checo y dos brasileños) estaban desaparecidos. Los dos españoles decidieron entonces unirse en un equipo de rescate para localizar a los montañeros sudamericanos.

Pero, en la laguna de los Tres, una ráfaga de viento derribó a Jesús, quien se precipió 30 metros por unas rocas hasta caer al agua, con una temperatura de unos 15 grados bajo cero, según relata su hermana. «Aunque estaba gravemente herido, logró quitarse la mochila y la chaqueta, nadó hasta la orilla y allí lo pudieron sacar del agua. Lo abrigaron y le pusieron una inyección de morfina debido a los dolores por las fracturas que tenía, con un pie destrozado que probablemente tengan que amputárselo», añade Ascensión.

«No hay medios»

Un equipo de 16 alpinistas, entre ellos Pedro Cifuentes, trasladó a Jesús hasta el campamento base, adonde el alpinista madrileño llegó después de un inacabable descenso de 7 horas. Tras una primera valoración médica, se decidió evacuarlo al Hospital de Alta Complejidad El Calafate. Otras cuatro horas y media para llegar al centro sanitario, donde se le intervino de urgencia de cuatro costillas rotas porque su vida corría peligro.

Desde entonces, la familia ha luchado contra Mapfre para que traigan a Jesús a España. «No hay medios para operarlo en el hospital del Calafate. En un primer momento, un gestor de Mapfre tardó sólo cinco segundos en responder que el traslado no era viable. Después de varios días, y ante la repercusión mediática, han dicho que en la cobertura del seguro de Jesús no se contempla un avión medicalizado, sino el traslado en uno comercial. ¿Por qué no lo dijeron antes? Mapfre, que ha tardado mucho tiempo en ponerse en contacto con el hospital, se lava las manos y no hace nada», lamenta Ascensión.