Ángel Felpeto con alumnos del colegio de Garciiotum
Ángel Felpeto con alumnos del colegio de Garciiotum - JCCM

La Junta autoriza la continuidad de 6 colegios con menos de 4 alumnos

El consejero de Educación ha visitado este jueves el centro educativo de Garciotum

ToledoActualizado:

El consejero de Educación, Cultura y Deportes, Ángel Felpeto, ha reafirmado este jueves el apoyo del Gobierno de Castilla-La Mancha a las escuelas rurales con pocos escolares al autorizar la continuidad de seis colegios en otras tantas localidades a pesar de contar con menos de cuatro alumnos.

Así lo ha confirmado en la visita al centro educativo de la localidad toledana de Garciotum que, a su juicio, abanderó la pasada Legislatura la defensa de la escuela rural tras cerrarse el colegio cuando tenía diez escolares y que volvió a abrirse al llegar al Gobierno regional Emiliano García-Page. «Este centro representa a toda la comunidad educativa de la escuela rural de Castilla-La Mancha, que queremos mantener y potenciar», ha dicho Felpeto.

Felpeto junto al alcalde, David Palomares, en la puerta del centro educativo
Felpeto junto al alcalde, David Palomares, en la puerta del centro educativo - JCCM

Así, ha recordado que su departamento ha dado respuesta positiva en estos tres cursos de gestión a la apertura de aulas adscritas a Colegios Rurales Agrupados en localidades que contaban con al menos cuatro alumnos y donde las familias o ayuntamientos lo han pedido. El consejero ha precisado que en este tiempo se han reabierto más de una veintena de aulas en centros rurales cuando contaban con al menos cuatro alumnos y, además, ha resaltado que ahora el Gobierno regional ofrece la posibilidad de mantener abierto el centro si el número es más bajo. «Queremos mantenerlas abiertas para que venga más gente, no cerrarlo, porque luego cuesta mucho más abrir de nuevo», ha agregado.

En este curso cinco pequeños municipios de la provincia de Cuenca (Canalejas, Puente de Vadillos, Valdemeca, Carrascosa de Haro y Olivares del Júcar) y otro de la de Albacete, Bormate, mantienen abiertas sus escuelas rurales con menos de cuatro alumnos.

Del mismo modo, ha tenido palabras de agradecimiento para el profesorado de la escuela rural por el esfuerzo añadido que, en su opinión, «supone trabajar en esta clase de centros», mientras reconoció el compromiso de las familias y de los consistorios a la hora de mantenerlos en activo. Y ha resaltado que el mantenimiento de las escuelas más pequeñas contribuye a frenar la despoblación en los municipios de áreas geográficas con necesidades específicas de desarrollo.