Calle donde se produjo el tiroteo
Calle donde se produjo el tiroteo

Detenidos cuatro peligrosos atracadores en Ontígola tras un tiroteo con la Guardia Civil

Uno de los arrestados, herido en un pie, fue trasladado al hospital Virgen de la Salud de Toledo. Ya ha recibido el alta médica

Habían asaltado a un vendedor de joyas en Córdoba horas antes

ToledoActualizado:

La Guardia Civil detuvo a cuatro peligrosos delincuentes tras un tiroteo en Ontígola (Toledo) ocurrido este jueves por la noche. En el enfrentamiento, uno de los arrestados, de 29 años, resultó herido leve en un pie cuando pretendía atropellar a uno de los agentes.

Los malhechores, muy peligrosos y agresivos, habían asaltado a un vendedor de joyas en la ciudad de Córdoba a última hora de la tarde. Después del tiroteo en Ontígola, los agentes de la Guardia Civil requisaron varios vehículos de alta gama, en los que encontraron numerosas joyas procedentes del atraco. Además, en el operativo puesto en marcha por la Unidad Orgánica de la Policía Judicial de Toledo, los investigadores se incautaron de dos armas de fuego que los asaltantes asaltantes.

El tiroteo ocurrió a 340 kilómetros de Córdoba, en la calle Albahaca de Ontígola, sobre las 22.15 horas. La vida de algunos de los guardias llegó a estar en peligro por el enfrentamiento, en el que uno de los delincuentes resultó herido en un pie cuando intentó arrollar a uno de los agentes. El atracador fue evacuado al hospital Virgen de la Salud de la capital toledana, donde recibió el alta médica horas más tarde.

Hasta el lugar de los hechos se trasladaron efectivos de la Guardia Civil, un médico de Urgencias, una UVI y una ambulancia de Soporte Vital Básico, que fue la encargada de trasladar al herido al centro hospitalario de la capital regional.

La investigación iniciada por parte de la Policía Judicial de la Guardia Civil sigue abierta y el juzgado que instruye el caso ha declarado secretas las diligencias.

La alcaldesa de Ontígola, María Engracia Sánchez, aseguró a ABC que desconocía las razones de este tiroteo, ocurrido en una población con 4.300 habitantes censados. La edil afirmó que Ontígola, y en concreto el lugar donde se produjo el tiroteo -la calle Albahaca y sus alrededores-, «no es una zona conflictiva. Este es un pueblo lleno de zonas residenciales y muy tranquilo, pero eso no nos exime de sufrir sucesos de este tipo».