Carlos García, fundador y gerente de Cervezas La Sagra, en Numancia de la Sagra (Toledo)
Carlos García, fundador y gerente de Cervezas La Sagra, en Numancia de la Sagra (Toledo)

Cervezas La Sagra, líder del sector, cumple 7 años con cambios en su imagen

En 2017 llegó a un acuerdo con una multinacional cervecera estadounidense, Molson Coors, para dar un salto económico y comercial

ToledoActualizado:

Cervezas La Sagra cumple 7 años desde su nacimiento, en 2011, un tiempo que puede ser mucho «si en cuanto a pelo se refiere, ya que antes tenía y ahora estoy casi calvo», comenta su fundador y gerente, Carlos García (Yuncos, Toledo, 1983), que indica, sin embargo, que para una empresa cervecera artesana «es muy poco tiempo».

Carlos García, que está a punto de cumplir 35 años en noviembre, lleva ya muchos años enfrascado en el mundo de la cerveza. Todo comenzó en la temporada que este joven yunquero estuvo de beca Erasmus en Suecia cuando tenía 21 años. Allí, al igual que en todos los países nórdicos, la cerveza artesanal estaba muy en boga ya en aquellos años.

Desde entonces no paró de viajar por toda Europa para ver qué cervezas se estaban elaborando por cada país con tradición cervecera, como Polonia, Alemania, República Checa o Bélgica. Cuando volvió, una vez finalizada su carrera universitaria de Markéting y Publicidad y ya trabajando, Carlos García, junto con otro amigo, comenzaron a hacer sus primeros pinitos en este mundo y montaron una tienda «online» de cerveza artesanal de la mano de los pocos y pequeños productores que había hace tan sólo una década en Cataluña, Comunidad Valenciana, Madrid o en Toledo «Domus», una de las competidoras de La Sagra en la actualidad.

Al ver que este sector comenzaba a abrirse un hueco en el mercado, hizo un estudio de negocio y decidió dejar su trabajo en una compañía telefónica para lanzarse de lleno a la elaboración y venta de cerveza artesanal, con la apertura de la empresa en una nave del polígono industrial del pueblo vecino, Numancia de la Sagra. Esto sucedió cuando él tenía 26 años y, para ello, se acompañó de un maestro cervecero de Estados Unidos, que fue el que le dio las pautas para hacer un buen producto.

Carlos García señala que La Sagra ha crecido como la espuma, nunca mejor dicho, tratándose de una empresa cervecera, y más el sector de la cerveza artesanal, que ha cambiado muchísimo durante estos años. Ahora, comenta el gerente de La Sagra, la cerveza artesanal está muy presente en hostelería, cosa que antes no ocurría, y hay estudios que hablan de la presencia de este producto en el 70% de los establecimientos hosteleros de Madrid. «Todo un logro», apunta.

«A nivel del consumidor, también casi todos han oído hablar de la cerveza artesanal -destaca Carlos García-, ya que todo el mundo conoce y ha probado la cerveza que se hace en su ciudad o en su pueblo. Por eso, creo que estamos en el momento de decir que esto de la cerveza artesanal no era una moda, sino una tendencia».

La Sagra «Pumpkin Ale»
La Sagra «Pumpkin Ale»

En este sentido, Cervezas La Sagra se ha convertido en el líder del sector en España, ya que es la fábrica de cerveza artesanal con mayor capacidad de producción y son los primeros en cuanto a ventas si se suman todas las referencias que elaboran (La Sagra, Burro de Sancho o Madrí, entre otras). Sus productos se destinan en un 60% a alimentación y están presentes en casi todas las grandes superficies comerciales, y el resto se dirige a hostelería en locales de todo el país, donde se ha reforzado su presencia en los últimos tres años.

Grandes cambios

En 2017 la empresa toledana llegó a un acuerdo con una multinacional cervecera estadounidense, Molson Coors, para dar un impulso económico y comercial a Cervezas La Sagra y, de este modo, potenciar su presencia en el extranjero. «Pese a ello -subraya Carlos García-, seguimos siendo totalmente independientes, seguimos funcionando de la misma manera y con la misma filosofía basada en la elaboración de una cerveza artesanal de calidad, con las mismas materias primas de antes y sin aditivos».

Ahora, el objetivo de Cervezas La Sagra es adaptarse a las exigencias de un consumidor cada vez más especializado y conocedor de la cerveza artesanal, y para ello están adoptando una serie de cambios en cuanto al etiquetado de sus productos. Así, tal y como explica el gerente de la empresa toledana, «las etiquetas se han modernizado desde un punto de vista más visual y minimalista, resaltando al mismo nivel el nombre de la marca con el estilo cervecero en el que está elaborada, con un color específico para cada una de las cervezas».

Uno de las productos que ha sufrido esos cambios es la actualización de una de sus cervezas estacionales, como es la cerveza La Sagra «Pumpkin Ale», que es la cuarta edición de la que elaboran de cara al otoño con calabaza y canela como ingredientes estrellas. Elaborada con agua, 100% malta de cebada, calabaza, lúpulos, canela en rama, semillas de cilantro, clavo y levadura, su origen se remonta a 1620 con la llegada a las costas de América de un pequeño velero llamado Mayflower en el que viajaban 120 emigrantes ingleses.

Según su nota cata, es ideal para maridar con carnes, legumbres, pescados y también como aperitivo, La Sagra Calabaza y Canela es de color rojo anaranjado, con un sabor dulce que se equilibra con la incorporación de especias como la canela y el clavo. Una cerveza singular, apta para los más cerveceros y para aquellos que quieran disfrutar de un producto exclusivo con esencia otoñal.