María José Olivares, bibliotecaria de Cebolla, en el salón de actos de la Casa de la Cultura, donde almacenan todos los libros que están llegando al municipio
María José Olivares, bibliotecaria de Cebolla, en el salón de actos de la Casa de la Cultura, donde almacenan todos los libros que están llegando al municipio - Facebook

Cebolla, una riada de solidaridad

Han pasado 15 días del desbordamiento del arroyo Sangüesa y la ayuda al municipio toledano no ha parado desde entonces

ToledoActualizado:

Todo el país pudo ver, el pasado 8 de septiembre, cómo una descomunal riada se llevaba coches, mobiliario urbano y hasta a alguna persona que se atrevió a salir en busca de su vehículo en Cebolla. Las impactantes imágenes circularon pocas horas después por las redes sociales y fueron también reproducidas en informativos y páginas web de medios de comunicación.

Esta exhibición de la inundación de la zona céntrica del pueblo, por donde transcurre el cauce del arroyo Sangüesa, a la que se suma la destrucción de la biblioteca, que perdió el 80 por ciento de sus fondos, se transformó al día siguiente en una riada de solidaridad, y desde entonces (este sábado se han cumplido dos semanas del siniestro), el apoyo no ha cesado.

«Hemos recibido un gran número de ayudas, se han organizado actos para recaudar fondos para los afectados, todos los pueblos de la comarca y muchos de España se han volcado y estamos muy agradecidos por esta ola de solidaridad», confiesa a ABC la alcaldesa Silvia Díaz, que no ha parado en estos 15 días de reunirse con todas las administraciones para conseguir reestablecer la normalidad en el municipio.

En las próximas semanas tendrán lugar varias actividades organizadas con el fin de recaudar fondos para el pueblo de Cebolla y los afectados por la inundación. El Club de Piragüismo Talak ha organizado un paseo solidario en piragua, pero también habrá masterclass de zumba, corte de jamón solidario, cestas, carrera de galgos, galas o bingo. Todo realizado en la localidad o poblaciones cercanas con el objetivo de ayudar.

Daños

Han sido días muy duros. Trabajos de limpieza primero, atención a los damnificados y después la enumeración de daños, aunque los peritos del consorcio de seguros continúan trabajando para ofrecer una valoración económica.

Calle Real, vía por la que corría el agua el pasado 8 de septiembre
Calle Real, vía por la que corría el agua el pasado 8 de septiembre

Entre los afectados, los feriantes. Cebolla celebraba sus fiestas patronales en honor a la Virgen de la Antigua. Tres de ellos lo han perdido todo y otros ocho tienen que reparar instalaciones que son su medio de vida.

Además hay unos 50 vehículos siniestrados. Al parecer, explica la alcaldesa, a los propietarios de los turismos con menos de dos años de antigüedad, el seguro les reintegrará el total del valor. Otros con menos suerte están en talleres pendientes del arreglo o esperan un dictamen de la aseguradora.

La lluvia torrencial de doce minutos ha dejado también afectadas 68 viviendas y locales comerciales, no solamente en la calle Real, sino también en la urbanización La Picota 2 o en la zona de La Colada. La farmacia lo perdió todo. El contenido, el mobiliario y hasta han caído tabiques. Un bar, una gestoría, dos tiendas y también muchos destrozos en el campo.

Una de las reuniones más esperadas era con la Confederación Hidrográfica del Tajo (CHT), una cita que se produjo esta semana y de la que ha salido un compromiso para atajar este problema cuanto antes. El Ayuntamiento de Cebolla hará otro estudio con los datos que ha venido recopilando en los últimos años y la CHTrevisará los cauces. «Quiero pensar que nos van a tomar más en serio y entiendo también, que como la mayoría se las administraciones, intentamos ser prudentes. No podemos crear falsas expectativas, todos intentatmos trabajar de forma muy rápida pero con cautela y prudencia», subraya la alcaldesa de Cebolla, quien recuerda que los afectados pueden acogerse a subvenciones por situaciones de emergencia.