Víctor Hernández, toreando al jabonero que le tocó en suerte.
Víctor Hernández, toreando al jabonero que le tocó en suerte. - Julio García

Alejando Adame y Víctor Hernández a hombros en los Yébenes

El rejoneador mejicano Emiliano Gamero poco pudo hacer ante la sosedad de su oponente

-Los YébenesActualizado:

El rejoneador mejicano Emiliano Gamero poco pudo hacer ante la sosedad de su oponente, al que castigó con dos rejoncillos. Muy desigual con las banderillas, mejoró con las cortas. Ofreció algunos detalles lidiando de costado y poco más, pues incluso a la hora de matar no estuvo muy afortunado.

En lidia ordinaria, Alejandro Adame en su primero manejó aceptablemente el capote a la verónica, dando paso a una faena parsimoniosa, basada en la mano izquierda, manteniendo en alto la muleta para proteger la falta de fuerza del novillo y evitar que rodara por el albero. En su segundo, más broco que el anterior, el diestro tuvo que emplearse a fondo para lograr una meritoria labor muleril que culminó con una gran estocada.

Víctor Hernández, en el primero de su lote, de color salinero, se lució toreando por ambos pitones de forma parsimoniosa, con un final de faena junto a las tablas sin mover las zapatillas. Al que cerró plaza lo recibió con ajustadas verónicas y con la muleta anduvo sobrado. A la hora de matar, aunque logó una magnífica estocada, al no doblar el novillo y tardar en usar la cruceta, enfrió un tanto su labor.