El PSOE culpa a la empresa Isolux de los retrasos en la A-40

Guadalupe Martín insiste en que su partido no quiere que haya demora en las obras

manuel moreno
toledo Actualizado:

Mientras los políticos siguen enzarzados en cruces de declaraciones sobre los continuos retrasos en la A-40 entre Torrijos y Toledo, los ciudadanos son quienes sufren los atascos en la N-403 a la entrada de la capital regional. Las retenciones se han acentuado esta semana a la altura de las urbanizaciones de La Legua, Vistahermosa y Valparaíso, donde los embotellamientos siguen siendo kilométricos.

A la retahíla de manifestaciones sobre la paralización de las obras se sumó ayer la diputada socialista y vicepresidenta regional del PSOE, Guadalupe Martín. Culpó a la empresa constructora, Isolux, de los retrasos, que se prolongarán posiblemente hasta 2013, de momento.

La diputada nacional socialista explicó que «parece que hay problemas internos» en la empresa, que «no está de acuerdo» con las condiciones de la adjudicación. Martín aseguró que la «voluntad» del PSOE y del Gobierno es que «no haya demoras», por lo que el Ministerio de Fomento «mantiene un nivel de presión alto» sobre Isolux, con la que está negociando para desbloquear el conflicto.

Esta empresa asumió en febrero la obra de la autovía A-40 entre Torrijos y Toledo, además de las deudas de la antigua empresa adjudicataria, el Grupo Ploder, a sus subcontratas. Isolux se comprometió a hacer frente al pago de los trabajos ejecutados hasta entonces por un valor total de 10 millones de euros.

Fuentes del sector han señalado que Isolux pretendería ahora alargar el plazo de ejecución de los trabajos hasta 2013 para asegurarse, de esta manera, que el Gobierno central tuviera dinero entonces para pagar la obra. Además, la empresa no tendría que adelantar los pagos a las subcontratas.

Isolux no habla

El departamento de prensa de Isolux declinó ayer hacer declaraciones ante las nuevas acusaciones del PSOE y remitió al Ministerio de Fomento sobre cualquier asunto relacionado con la obra, como así «creemos que se recoge en el pliego de condiciones», dijo una portavoz. Fuentes del sector se han extrañado de que la contratación de la obra lleve aparejada que la empresa tiene prohibido hacer declaraciones a los periodistas. «Es la primera vez que lo veo», dice un avezado técnico de una empresa constructora.

Y ayer saltó de nuevo al ruedo el PP de Torrijos, que volvió a pedir explicaciones al PSOE ante el nuevo retraso. «Lo sangrante de esta cuestión es el silencio más absoluto desde las filas socialistas torrijeñas ante semejante atropello del gobierno de Zapatero», según indicó el partido en un comunicado. El PP llega a pedir el apoyo electoral de los votantes socialistas de Torrijos: «Únanse a nosotros, ya que a los que han votado agachan la cabeza por no enfadar al jefe ante semejante tropelía».