ACCIDENTE

Muere un cazador por un disparo fortuito en un coto de Guadamur

TOLEDO Actualizado:

Un hombre de 51 años, Roberto Andrés Orozco, natural de Bilbao, falleció ayer en Toledo tras sufrir un accidente mientras cazaba en el coto privado «Aquanel», en el término municipal de Guadamur.

La víctima, que junto a un grupo de amigos practicaba la modalidad de caza «en mano», recibió fortuitamente un disparo en la cabeza. El accidente ocurrió sobre las 11.30 horas y rápidamente se movilizó una UVI móvil y un helicóptero del Sescam, informaron a ABC desde el Servicio de Emergencias.

El fallecido, atendido en principio en la ambulancia, fue trasladado al helicóptero en el cruce de Guadamur con la CM-401 y evacuado al Hospital Virgen de la Salud de Toledo, donde falleció sobre las 14.00 horas, confirmó el subdelegado del Gobierno, Javier Corrochano.

Hoy se le prácticará la autopsia al fallecido y después será trasladado a Bilbao.

La alcaldesa de Guadamur, Sagrario Gutiérrez, impresionada por el sueceso, manifestó a este diario que este grupo de cazadores llevaba toda la semana practicando este deporte en Guadamur, aunque se alojaban en un hotel de Toledo. La modalidad practicada por este grupo, aseguró Gutiérrez, tiene sus riesgos y ya, hace unos años, se produjo un accidente similar en otro coto del municipio.

Los cazadores avanzan en paralelo y en línea recta, con una separación de unos 25 metros entre ellos. La zona es de monte bajo y si se une que en determinados tramos la visibilidad puede ser escasa, puede producirse un percance de este tipo.