La Junta da 252.000 euros para las familias de los temporeros

El año pasado se beneficiaron 612 niños del «Programa de Apoyo a Temporeros»

Actualizado:

ESTEBAN DEL POZO

TOLEDO

El Gobierno de Castilla-La Mancha ha otorgado 252.000 euros para el servicio que los Ayuntamientos o la Cruz Roja prestan, entre los meses de junio y octubre, a los hijos de las personas que durante esa época trabajan en el campo.

No se trata de la primera ayuda que reciben las familias de los temporeros. Durante los meses de diciembre de 2009 y enero de 2010 ya se invirtíeron 18.000 euros en este mismo proyecto en las localidades albaceteñas de Bienservida y Villapalacios durante la recolección de la aceituna.

Esta inyección económica se enmarca en el «Programa de Apoyo a Temporeros», que desarrolla la Consejería de Salud y Bienetar Social, y que el año pasado benefició a 612 niños y niñas.

Esto afecta a 23 municipios de la región, de los cuales 4 de ellos se encuentran en la provincia de Toledo como La Puebla de Almoradiel, El Toboso, Miguel Esteban y Villanueva de Alcardete.

El objetivo de este plan es la conciliación de la vida familiar y laboral en áreas rurales de la región cuya fuente de ingresos es la agrícultura.

Guarderías de vendimia

Los objetivos específicos de este servicio son los conocidos como guarderías de vendimia. Se trata de cubrir las necesidades básicas de alimentación, el cuidado e higiene de los niños, facilitar su asistencia al colegio, desarrollar un comportamiento cícivo-social aceptable dentro de la comunidad y ocupar el tiempo libre en actividades enriquecedoras para la formación personal.

Las actividades se centran en dos campos muy bien definidos. Uno de ellos abarca el ámbito personal y se cierne sobre el descanso, la higiene, el vestido, la alimentación, la medicación si fuera necesaria, y el acompañamiento médico. El otro está más enfocado en las labores educativas como son el traslado y recogida de los niños en los centros escolares, el apoyo en la tarea escolar, contacto y coordinación con profesores y tutores o el refuerzo en las materias más deficitarias.

También en la mayoría de los casos, los menores de edad disfrutan de actividades lúdicas a través de animación sociocultural con talleres, vídeos forum, juegos de sicomotricidad, o gymkhanas.