Las «guarderías de vendimia» atienden a más de 90 niños

Villanueva, Miguel Esteban, La Puebla y El Toboso cuentan con este servicio

TOLEDO Actualizado:

Cubrir las necesidades básicas de alimentación, cuidado e higiene de las personas menores en edad escolar; facilitar la asistencia al colegio de los niños; desarrollar en comportamiento cívico-social aceptable dentro de la comunidad y ocupar el tiempo libre en actividades enriquecedoras para la formación personal son los objetivos específicos de las conocidas guarderías de vendimia que promueve el Gobierno de Castilla-La Mancha.

El director general de Familia, Hugo Muñoz, visitó ayer en Villanueva de Alcardete una de las cuatro guarderías de vendimia que la Junta de Comunidades ha puesto en marcha en la provincia de Toledo y que atiende de manera gratuita a más de 90 niños de hasta 12 años de edad. Las otras tres se ubican en Miguel Esteban, La Puebla de Almoradiel y El Toboso.

Durante su visita, en la que estuvo acompañado por el alcalde de Villanueva de Alcardete, Jorge Luis Garrido, el director general destacó la importancia de estos dispositivos que se enmarcan en el programa de apoyo a las familias de temporeros ya que favorecen la conciliación de la vida familiar y laboral en las zonas rurales.

El responsable regional agradeció al alcalde el apoyo y la colaboración del Ayuntamiento de Villanueva de Alcardete para el buen funcionamiento de este recurso social que ofrece una mayor calidad de vida a los pequeños, con cuidados específicos, facilitándoles además el acceso a los colegios para que no interrumpan su desarrollo educativo durante esas semanas de labores de sus padres en el campo.

Más de 24.000 euros

También destacó Muñoz la importante labor que desarrolla el personal que atiende la guardería de vendimia, que en Villanueva de Alcardete está formada por un coordinador, un educador y cuatro monitores, apoyados los fines de semana por otros dos monitores más. El director general de Familia explicó que el Gobierno de Castilla-La Mancha destina este año más de 24.000 euros para el funcionamiento de los cuatro centros en la provincia.

El alcalde señaló la importancia que tiene este programa en un municipio en el que la vendimia centra la actividad laboral de los hombres y mujeres de la comarca, ya que ofrece una atención muy necesaria, casi imprescindible, para que los vecinos que están centrados en las tareas agrícolas puedan ir tranquilos al trabajo.