La periodista y escritora Nieves Concostrina, autora de «Pretérito imperfecto»
La periodista y escritora Nieves Concostrina, autora de «Pretérito imperfecto» - Jesús Pozo

Nieves Concostrina: «Algunos políticos hacen trampas con la historia para pescar votos»

La periodista y escritora madrileña presenta este miércoles su último libro, «Pretérito imperfecto», en la Biblioteca de Castilla-La Mancha a las 19.00 horas

ToledoActualizado:

«Todo tiempo pasado, además de anterior, fue imperfecto». Con esta frase, la periodista y escritora Nieves Concostrina (Madrid, 1961) resume su nuevo libro, «Pretérito imperfecto» (La Esfera de los Libros), que viene a presentar este miércoles, a las 19.00 horas, en la Biblioteca de Castilla-La Mancha de Toledo. Colaboradora de programas de radio, redactora jefa de la revista «Adiós cultural» y autora de varios libros, se ha convertido en una gran divulgadora de la historia. En su última obra, el lector podrá saber que fumamos por culpa de Colón, desmitificar el 2 de mayo, conocer que María Cristina de Borbón fue la reina de la corrupción, sorprenderse con la condecoración que Franco le plantó a un comunista y, por supuesto, reirse o llorar, según como se mire, con el «mastuerzo» de Fernando VII.

Usted comenzó su carrera como periodista en 1981. ¿Cómo cree que ha cambiado el oficio de un tiempo a esta parte?

Sólo soy periodista. No soy una experta en historia del periodismo. Eso sí, creo que se ha deteriorado mucho el oficio y que el profesional está mucho peor tratado y pagado ahora que antes, y más en un tiempo en el que su trabajo es fundamental.

Se ha especializado en los temas históricos. ¿Cómo nació esa pasión por la historia?

La historia me ha gustado siempre, pero desde que trabajo como colaboradora de medios de comunicación, sin una nómina detrás, la profesión te va llevando de un sitio a otro hablando de una cosa o de otra. Por una serie de circunstancias, comencé a dedicarme a este tipo de temas. De Diario 16 pasé a ser hasta la actualidad redactora jefa de la revista «Adiós cultural», que está dedicada a la temática funeraria, un tema muy peculiar pero muy interesante. Después di el salto a la radio, a Radio 5, donde comencé a hacer el programa «Polvo eres», y de ahí comencé a hacer contenidos de historia también. Como se suele decir, una cosa lleva a la otra, no hay nada premeditado, y afortunadamente me ha ido todo muy bien.

¿Cree que tienen suficiente cabida en los medios de comunicación estos temas?

Sí, yo creo que sí, y yo soy la prueba. Puede sonar a tópico, pero la historia está ahí para no olvidarla, para recordar permanentemente lo que ha pasado y, se supone, que para evitar caer en los mismos errores, aunque parece que la historia es cíclica y que hay que volver, de nuevo, a las épocas oscuras, como pretenden algunos. A veces da igual que la historia está ahí, hay gente que no está interesada en formarse ni en informarse.

Y el uso que se hace de la historia en los medios, ¿cree que es el correcto?

Lo que se está usando muchas veces son mentiras, aprovechándose de que la gente no está bien formada ni informada. Un ejemplo de ello es el famoso brindis de Vox de los Tercios de Flandes, en el que se cita al capitán Diego Acuña Carvajal, un personaje que ni siquiera existió en realidad, sino que está sacado de una obra de teatro del siglo XIX escrita, para más inri, por un catalán como fue Eduardo Marquina. Están manejando mentiras para que la gente se crea muy patriota.

Los políticos también usan la historia, muchas veces a su antojo y en beneficio propio. ¿Cree que la historia debería ser cosa de los historiadores y no de los políticos?

La historia es cosa de todo el mundo porque todos formamos parte de la historia. Lo que sí es cierto es que algunos políticos hacen trampas con la historia para dar titulares y pescar votos, sobre todo en el PP, Ciudadanos y Vox. Es vergonzoso lo que hacen, que además demuestra una incultura y una ignorancia supina.

En este sentido, ¿qué le parece la idea del Gobierno de España de un plan urgente de exhumaciones para recuperar 25.000 víctimas del franquismo en cinco años?

Hace diez años que lo estamos esperando. Hay gente que se está muriendo sin poder recuperar los huesos de su padre. Hay gente de noventa años que está rogando que, por dios, les den los huesos de su familiar, que lo único que quieren es poner una lápida con un nombre. Esto es algo que durante ocho años el PP lo ha tenido guardado en un cajón y sin destinar un sólo euro del presupuesto.

Exhumación de Franco

A ello se suma la intención de exhumar a Franco del Valle de los Caídos. ¿Cuál cree que es la mejor solución para este asunto?

La mejor solución es sacarlo de allí. Es una locura tener a un dictador en un mausoleo que encima pagamos entre todos. Pasa lo mismo con Lenin en Rusia o Mao Zedong en China, por ejemplo. Y los restos de Franco que se los den a la familia para que los entierren en una de las tumbas que tienen: una en el cementerio de Ferrol y otra en el de Mingorrubio.

Otro de los personajes históricos que han salido últimamente a la palestra es Blas de Lezo, al que usted dedica en su libro en su libro el capítulo «Medio hombre con un par». ¿Cree, como dice Vox, que merece una película?

Todos los personajes históricos merecen una película. Blas de Lezo fue alguien muy importante que defendió como un javato Cartagena de Indias y que le dio sopas con ondas a los británicos, pero de éstos hemos tenido muchos en la historia de España. Lo que no se puede hacer es empezar a ser tan paletos como para coger a determinados personajes para enarbolarlos como patriotas. Yo creo que lo mejor es estudiarlos y conocerlos, enorgullecerse de unos y aprender de los errores de otros. Cuando alguien intenta usar a ciertos personajes como símbolos, malo, intenta distraerte.

A quien realmente usted tiene un «gran cariño» es a Fernando VII. ¿Es quizá uno de los personajes más desastrosos de la historia de España?

Es uno de los más desastrosos, pero los hay peores. Hay tanta gente que ha hecho tanto daño. Pero tanto Fernando VII como su mujer, Cristina de Borbón, son los elegidos para recibir los guantazos. Cuando me preguntan por qué te cae mal Fernando VII, siempre contesto lo mismo: «Si a ti no te cae mal, es porque no tienes ni idea de quién era. Es como preguntar: ¿Y a ti por qué te cae mal Hitler?» Este rey fue especialmente nefasto y en eso coincide todo el mundo, ya que llevo a España a la ruina cultural, era un retrógrado, mala persona, chulo, pésimo gobernante, corrupto, putero e incluso felón, palabrita que ahora injustamente ha utilizado Pablo Casado contra Pedro Sánchez, lo cual demuestra un total desconocimiento o una manipulación de mal gusto, algo que le desautoriza como político.

Y, por otro lado, ¿a qué personaje histórico destacaría por sus valores positivos?

Es muy difícil elegir. Yo no soy mitómana ni admiro a alguien en especial. Por la cercanía del 8 de marzo, como periodista pongo de ejemplo a Carmen de Burgos «Colombine», la primera corresponsal de guerra española, silenciada por el franquismo, y como mujer destaco a Clara Campoamor, que se partió la cara por conseguir el voto para las mujeres.

Dice en su libro: «Todo tiempo pasado, además de anterior, fue imperfecto». Teniendo en cuenta el panorama actual, ¿cree que el futuro será mejor?

No tengo ni idea de lo que pasará en el futuro, no soy Sandro Rey. Pero los que tienen hijos deberían preocuparse por lo que pueda venir, yo no dejo aquí nada.