ABC

Cinco teatros únicos en Castilla-La Mancha

Un corral de comedias del XVII en Almagro, un edificio, el Albacete, que puede ser utilizado también como pista de circo, grandes auditorios y un coliseo, el de Toledo, que levantaba su patio de butacas para celebrar grandes fiestas

TOLEDOActualizado:12345
  1. Almagro, un corral del XVII

    Es el único ejemplo de teatro de este tipo conservado en su integridad
    Es el único ejemplo de teatro de este tipo conservado en su integridad - ABC

    El Corral de Comedias de Almagro es conocido en todo el mundo por ser el único que permanece activo tal y como era hace casi cuatrocientos años. Emplazado en la Plaza Mayor de esta población, está declarado Monumento Nacional desde el 4 de marzo de 195 y mantiene la estructura original de los Corrales de comedias del siglo XVII, probablemente por la continuidad de su uso como mesón.

    Es el único ejemplo de teatro de este tipo conservado en su integridad que se dio tanto en la España del siglo XVII como en la Inglaterra del teatro isabelino.

    A raíz de la popularidad del Festival de Teatro Clásico de Almagro y del Corral de Comedias, en 1994 se instaló en Almagro el Museo Nacional del Teatro, donde se reune la historia y evolución del teatro en España.

    Este festival, de carácter internacional, se celebra durante los meses de julio en cinco espacios distintos teniendo como referente el Corral de Comedias.

    Representación de la compañía «Teatro del Velador»
    Representación de la compañía «Teatro del Velador» - EFE
  2. El Rojas, en Toledo

    El teatro de Rojas levanta su patio de butacas para celebrar espectáculos
    El teatro de Rojas levanta su patio de butacas para celebrar espectáculos - ABC

    El Teatro de Rojas de Toledo se construyó en el siglo XIX sobre el antiguo corral de comedias llamado Mesón de la Fruta y en su construcción participaron varios arquitectos. Se denomina así en honor del dramaturgo toledano Francisco de Rojas. El teatro cuenta con una maquinaria centenaria que permite levantar el patio de butacas y celebrar allí diferentes eventos, como las recordados bailes de Fin de Año y Carnaval. Ahora, se utiliza para espectáculos, como ha ocurrido este invierno con varias actuaciones.

    El teatro se inauguró el 19 de octubre de 1879, con la representación de una obra de Francisco de Rojas, según cuenta el historiador Rafael del Cerro en la web del teatro. «El nuevo coliseo combinaba la comodidad de los espectadores con las exigencias dramáticas del espectáculo teatral y otras variantes escénicas como la ópera o la zarzuela enriquecidas a partir del barroco. (...) A partir de 1896, con la irrupción del cinematógrafo, se iniciaría un nuevo rumbo en la vida del Teatro de Rojas similar a la de cualquier sala en otra ciudad, pues aquella mágica novedad facilitó que nuevos sectores de la sociedad —las clases más populares—, accedieran regularmente a un lugar creado para el esparcimiento público años atrás bajo un prisma de exclusividad y selección», explica Del Cerr0.

  3. Buero Vallejo, en Gualajara

    Tiene un aforo de 1.003 butacas
    Tiene un aforo de 1.003 butacas - ABC

    El Teatro Auditorio Buero Vallejo de Guadalajara es junto el Palacio de Congresos de Toledo el auditorio más moderno de la región. Fue construido entre 1998 y 2002 en el centro de la ciudad, junto al campus universitario, con un coste final de casi diez millones de euros y recibió el nombre de Antonio Buero Vallejo, en homenaje al gran dramaturgo guadalajareño.

    El edificio ocupa un espacio de 9.320 metros cuadrados que se dividen en cuatro zonas principales:

    Sala principal, con un aforo de 1.003 butacas —repartidos en un patio central o platea, dos anfiteatros laterales y un anfiteatro posterior—, un escenario de 465 m² y un foso para orquesta.

    Sala Tragaluz. Un salón de actos con 133 localidades.

    Sala polivalente para exposiciones temporales y otros actos de 188 m², ampliable por la adecuación del recibidor.

    Cabaret Café. Un restaurante y cafetería con escenario para actuaciones.

    Además, en el recinto del teatro se encuentran las oficinas del Patronato Municipal de Cultura.

  4. Teatro Circo, Albacete

    El Teatro Circo fue reinaugurado el 9 de septiembre de 2002
    El Teatro Circo fue reinaugurado el 9 de septiembre de 2002 - ABC

    El Teatro Circo de Albacete es uno de los edificios más emblemáticos y representativos de la cultura no solo de la ciudad de Albacete sino a nivel regional y nacional. Es el único que existe en España manteniendo la dualidad de ser teatro y circo y de poder funcionar como teatro y como pista de circo real, que es para lo que se construyó, en 1887.

    Fue construido en estilo neomudéjar y ha sido reformado en varias ocasiones, siendo la reforma más importante la llevada a cabo en 1919 con la modificación del patio de butacas cuando e construyeron los palcos principales y se instaló la calefacción además de algunos ornamentos como un cielo raso en la techumbre de la sala principal. Más tarde, en 1924 fueron ampliadas las instalaciones para acoger el Ateneo Albacetense, celebrándose en el edificio todo tipo de representaciones teatrales, así como sesiones de cine.

    En 1985 el Teatro Circo cerró sus puertas, siendo adquirido en junio de 1993 por el Ayuntamiento de Albacete como patrimonio público. Las obras de rehabilitación comenzaron en julio de 1999 siendo dirigidas por los arquitectos Emilio Sánchez García, Juan Caballero González y Carlos Campos. Finalmente el Teatro Circo fue reinaugurado el 9 de septiembre de 2002.

  5. El gran auditorio de Cuenca

    El edificio se levanta en la falda del Cerro del Socorro
    El edificio se levanta en la falda del Cerro del Socorro - ABC

    El Teatro-Auditorio de Cuenca es un espacio multiuso construido mediante un acuerdo de colaboración entre varias instituciones. Fue inaugurado el día 6 de abril de 1994 en un acto presidido por la Reina doña Sofía.

    El edificio, de estructura y diseño modernos, ocupa el espacio que anteriormente fue excavado por una cantera, en la falda del Cerro del Socorro, junto al río Huécar y dando frente a la ciudad antigua. Por una amplia y esbelta escalera se accede a la una plaza mirador de grandes dimensiones. Una ligera marquesina precede a la entrada, acristalada, tras la que se abren los amplios y luminosos vestíbulos. En conjunto, se puede decir que la calidad espacial es el factor predominante en el Teatro-Auditorio.

    Toda la fachada principal está acristalada, de manera que, desde cualquier punto del edificio es visible, casi al alcance de la mano, el impresionante espectáculo del casco antiguo de Cuenca.

    La titularidad y la propiedad del edificio corresponden al Ayuntamiento de Cuenca.