Usman Garuba lleva en la cantera blanca desde que tenía once años
Usman Garuba lleva en la cantera blanca desde que tenía once años - Real Madrid

Usman Garuba se ha hecho mayor

El pívot de Azuqueca de Henares jugó el domingo su primer partido en la Liga ACB. Con apenas 16 años, es el tercero más joven en debutar con el Real Madrid de baloncesto

Actualizado:

Hace tres años, un niño de la cantera del Real Madrid de baloncesto, nacido en Eslovenia, debutó con el primer equipo y se convirtió en el más joven de la historia en hacerlo. Tenía 16 años, dos meses y dos días, se llamaba (y se llama) Luka Doncic y en el último Draft de la NBA fue elegido en el número tres. Por supuesto, ahora juega allí, en Estados Unidos, en la mejor liga del mundo, defendiendo la camiseta de los Dallas Mavericks.

Hace unos días, el domingo, otro niño de la cantera del Real Madrid, con orígenes nigerianos, aunque nacido en la capital de España y criado en Azuqueca de Henares, debutó con el primer equipo. Su nombre es Usman Garuba y, con 16 años, siete meses y 19 días, se ha convertido en el tercero más joven de la historia en jugar con el equipo blanco.

¿Es el sucesor de Doncic? El tiempo lo dirá, pero todo apunta a que sí. De momento, calca sus pasos y es la mayor promesa española quizá desde hace más de una década cuando apareció Ricky Rubio.

Garuba saltó a la cancha del «WiZink Center» para disputar los últimos tres minutos y nueve segundos del Real Madrid-San Pablo Burgos, que los locales ganaron con comodidad (90-77). El joven pívot anotó una canasta y capturó dos rebotes. Casualmente, pudo haber debutado justo un año antes, cuando solo tenía 15, también ante el Burgos, pero finalmente vio todo el partido desde el banquillo.

Pese a su precocidad, hacerse un hueco en el primer equipo se antoja muy complicado para Garuba. Al menos, de momento. Hay que tener en cuenta que el Real Madrid es el reciente campeón de Europa y tiene una plantilla estelar, además de larguísima. Con 16 jugadores, el entrenador, Pablo Laso, tiene que descartar a cuatro cada partido.

Por eso, el sitio del pívot de Azuqueca está en la Liga EBA (cuarta categoría) con el equipo júnior, con el que se está saliendo. De hecho, en el encuentro previo a debutar en la ACB, ante el CB Aridane, Garuba sumó 25 puntos, 18 rebotes, cinco asistencias y 45 de valoración.

La joya de la cantera blanca empezó a jugar al baloncesto en las escuelas municipales de Azuqueca con nueve años. Enseguida, a los once, le reclutó el Real Madrid, donde casi siempre ha jugado con niños que le superaban en edad. Y lo mismo ha ocurrido en las categorías inferiores de la selección española.

Hace dos años y medio, en marzo de 2016, ABC publicó un reportaje que tituló: «Usman Garuba no tiene techo». La entradilla decía: «Cuando lo ven jugar al baloncesto, la primera reacción siempre es la misma: ‘No puede ser’. Asombrada, la gente no se cree que, con apenas 14 años, este niño sea tan alto como un rascacielos, tan rápido como un Fórmula 1 y tan ágil como una pantera».

Aunque Garuba solo ha crecido dos centímetros en este tiempo (entonces medía 2,01 y ahora está en 2,03), la entradilla podría ser perfectamente la misma. La única diferencia es que cada vez es menos un proyecto y más una realidad. ¿Será el primer castellano-manchego en jugar en la NBA?