Ouassim Oumaiz, el pasado diciembre cuando fue subcampeón de Europa de cross en categoría júnior
Ouassim Oumaiz, el pasado diciembre cuando fue subcampeón de Europa de cross en categoría júnior - RFEA

Ouassim Oumaiz, la última gran «perla» que entrena Antonio Serrano

El atleta de solo 19 años se proclamó este domingo campeón de España de cross en categoría absoluta

Actualizado:

El domingo, Ouassim Oumaiz, un crío de 19 años, se proclamó campeón de España de cross en Cáceres. El año pasado también lo había sido, pero en categoría júnior. Las estadísticas dicen que desde 1961 nadie conseguía este doblete tan rápido. El atleta que entonces lo logró fue Mariano Haro, quizá el primer gran corredor de este país.

Oumaiz nació en Nerja (Málaga) y es hijo de un fondista marroquí con cierto nombre. Desde hace dos temporadas entrena en Madrid en la Blume, la residencia para deportistas de alto nivel. Su preparador es Antonio Serrano (La Solana, 1995), que en el pasado tuteló a grandes mediofondistas como Juan Carlos de la Ossa o Juan Carlos Higuero y ahora tiene a un grupo en el que sobresalen Adel Mechaal o la toledana Irene Sánchez-Escribano.

«En España no es lo habitual que destaquen tan pronto, pero en África sí. Hay que ir quemando etapas y no hay que pasarse, pero si por el tipo de entrenamientos que hace veo que puede estar al nivel absoluto... Ouassim es un talento», explica Serrano a ABC.

El pasado diciembre, Oumaiz fue subcampeón europeo de croos en categoría júnior. Ahora, el próximo 30 de marzo en Aarhus (Dinamarca), el joven competirá en su primer Mundial de cross absoluto. Serrano reconoce que «quedar entre los 30 ó 40 primeros sería una gran posición».

Este año, su gran objetivo será el Europeo sub-23, que se disputa en Gävle (Suecia) en julio, «en el que tiene que luchar por medallas». Luego, si los resultados van acompañando, Serrano no descarta que su pupilo también vaya al Mundial absoluto de Doha (Catar) a finales de septiembre.

Lo que aún no ha decidido es qué prueba correrá. «A mí me gusta que los atletas jóvenes se fajen en las pruebas más cortas, como puede ser el 1.500, pero luego a lo mejor es más asequible hacer la mínima en 5.000. Hasta que no llegue mayo no decidiremos y Ouassim va a estar mezclando ambas pruebas», desvela.

En todo caso, Serrano afirma que «está por hacer». «Ojalá dentro de cinco años podamos hablar de mejores resultados, pero igual que sí puede ser que no; hay que ser cautos», finaliza.