Marcos Moreno en un partido con La Roda
Marcos Moreno en un partido con La Roda - El Monolito Digital

Marcos Moreno, repartidor y pichichi

Con 14 tantos, el delantero de La Roda es el máximo goleador de España. Lejos de los lujos del fútbol profesional, su trabajo empieza cada día muy temprano en la lonja de Albacete

Actualizado:

Uno no imagina a Messi, Neymar o Cristiano Ronaldo levantándose muy temprano, casi a poner las calles, para ir a la lonja de Albacete a cargar un camión de fruta y verdura, y luego pasarse la mañana repartiéndolo por la ciudad manchega. No lo imagina, pero así son los días de Marcos Moreno Sánchez (29 años cumple el sábado), el delantero de La Roda, el pichichi del fútbol español.

Los 14 tantos que ha marcado en once jornadas de Liga en Tercera División son el tope en cualquier categoría nacional. Nadie ha hecho más goles que Marcos ni en Primera División (el pichichi es Luis Suárez, del Barça, con nueve), ni en Segunda (Juan Muñoz, del Alcorcón, y Enric Gallego, del Extremadura, llevan ocho), ni en Segunda B (Yuri, de la Ponferradina, acumula nueve).

«La verdad es que catorce goles en once partidos no se consiguen todos los años. Estoy un poco sorprendido, sí, pero uno se acostumbra», dice riéndose a ABC. Marcos es mozo de almacén y repartidor, entra a trabajar a las cuatro de la mañana y no sale hasta las dos de la tarde. El tiempo que le queda lo dedica a dormir, entrenar y marcar goles.

«Son cinco años los que llevo así. El primer año me costó bastante, pero me he ido acostumbrando, es cuestión de adaptarse. También es verdad que los clubes han sabido de mi situación y han sido flexibles», explica con humildad. El delantero de La Roda no vive exclusivamente del fútbol. Quizá por eso solo ha jugado en clubes de la zona. «Cuando lo tienes todo aquí, en Albacete, es difícil salir», dice, aunque tampoco se cierra puertas: «Todo lo que sea mejorar es bienvenido».

Marcos ha logrado el 70 por ciento de los tantos de su equipo (14 de 20). Estos han servido para que, hasta la derrota del domingo frente al Toledo (2-3), los rojillos fueran líderes invictos en Tercera División. Ahora son segundos con 24 puntos, uno menos que el Socuéllamos. En cualquier caso, el salto de calidad del equipo respecto a la temporada pasada es evidente: han pasado de quedar undécimos a 33 puntos del primero a pelear el campeonato. Según el delantero, el objetivo sigue siendo el de estar entre los cuatro primeros y jugar el «play-off». «La Tercera es muy difícil y hay equipos que hasta nos doblan el presupuesto», añade.

Este año Marcos ha marcado tres goles al Tarancón, dos al Mora, Atlético Tomelloso, Marchamalo y Toledo, y uno al Madridejos, Villarrubia y Almagro. De los once equipos a los que se ha enfrentado, solo tres (Calvo Sotelo Puertollano, Socuéllamos y La Solana) no han visto perforada su red. Por cierto, ninguno de los 14 goles ha sido de penalti, lo que le da más mérito al ariete rojillo.

Se define como «un delantero rápido, que aprovecha bien los espacios, que golpea bien con las dos piernas y que puede jugar de espaldas». Es decir, un futbolista «completo».

Más de 50 en dos años

El pichichi llegó a La Roda este verano, acompañado del entrenador José Luis Fuentes. Ambos procedían del Atlético Ibañés, donde el curso pasado ayudaron al club a cuajar la mejor temporada de su historia. Los de Casas Ibáñez, un pueblo de 4.500 habitantes, finalizaron séptimos en Tercera con 60 puntos, a cinco del «play-off». Marcos fue el pichichi del grupo castellano-manchego con 23 goles (seis de penalti). Un año antes, en 2016, el Atlético Ibañés había ascendido con 29 goles de este imparable «killer».

Marcos también ha jugado en otros equipos como La Gineta, Al-Basit, Atlético Tomelloso o Zona 5, en Tercera División como máximo, aunque nunca hizo tantos goles como ahora. Hace un tiempo cambió el dorsal nueve, «que no me daba suerte», por el once, con el que se está hinchando. En La Roda bien que lo agradecen.