Alfonso (a la derecha), en una reciente reunión con el alcalde, Alberto González (en el centro), y en presencia de su hermano Alfonso
Alfonso (a la derecha), en una reciente reunión con el alcalde, Alberto González (en el centro), y en presencia de su hermano Alfonso - Ayto.

Berni, el presidente-jugador

El futbolista del CP Villarrobledo, junto con su hermano Alfonso, ha tomado el mando del club, que está en una delicada situación económica que contrasta con la buena marcha deportiva

Actualizado:

El CP Villarrobledo es el único club que ha jugado todas las temporadas en Tercera División desde que se creó el grupo castellano-manchego a mediados de los 80. En los últimos años es un fijo en el «play-off», pero el ascenso a Segunda B se le resiste. Este curso, su marcha deportiva sigue siendo buenísima: ahora es tercero en la clasificación con 52 puntos y acumula cuatro victorias seguidas.

Quizá por ello sorprende su demacrada economía. Hasta el punto de que incluso corre peligro de desaparición. El meollo es la deuda con la Seguridad Social, que le tiene bloqueados los ingresos y que ha provocado que a la plantilla se le deban cuatro meses.

También es la razón, claro, de que José Antonio Duro anunciara su dimisión como presidente el pasado 4 de febrero. En esta situación límite, uno de los veteranos de la plantilla ha decidido dar un paso adelante y tratar de salvar al equipo. Su nombre es Bernardo de la Cruz Calero «Berni» (Villarrobledo, 1984) y es el nuevo «presi». Así pues, mientras los domingos se viste de corto y trata de ganar el partido, entre semana se pelea en los despachos.

«Había dos opciones: o dejar que el club desapareciese, o coger las riendas y tirar para adelante entre mi hermano Alfonso y yo», cuenta «Berni» a ABC. Su hermano es el nuevo vicepresidente y «en los próximos días» se oficializará su fichaje también como jugador del Villarrobledo. Alfonso viene de jugar en la Primera División de Malasia e Indonesia, y llega a una plantilla escasa con solo 17 fichas.

Cuando José Antonio Duro dimitió, aseguró que la deuda con la Seguridad Social era de 204.000 euros. Sin embargo, «Berni» ha confirmado que en realidad asciende a 251.000, a lo que hay que sumar otras obligaciones con la federación y dos juicios por impagos con los jugadores Calle y Piojo (aunque con este último ya hay acuerdo).

La clave, explica el nuevo presidente, es llegar a un pacto con la Seguridad Social para que haya un aplazamiento de la deuda. El alcalde de Villarrobledo, Alberto González (PSOE), se ha comprometido a que el Ayuntamiento avale el pago con terrenos o empresas de su propiedad. González anunció igualmente que en el pleno propondría otorgar una subvención al club de 18.000 euros, pero el lunes hubo pleno... y ni rastro de la propuesta.

Mientras, «Berni» y la nueva junta directiva tratan de sobrevivir como pueden. De momento, hace dos semanas, en el último partido disputado en casa, ante el Marchamalo, hubo cerca de 2.000 personas en el estadio «Nuestra Señora de la Caridad». Más o menos el triple del público que venía asistiendo. Con esos ingresos, más la ayuda de pequeños patrocinadores, la plantilla ha podido cobrar la mitad del mes de octubre y un poquito de noviembre. Aún les faltan cuatro meses.

Este domingo, el Villarrobledo recibe al Tarancón (11.30 horas). El club ha puesto las entradas a ocho euros, sorteará una camiseta firmada por todos los jugadores, hará un bingo con un premio de 150 euros... y dará gratis chocolate con churros a las 500 primeras personas que se acerquen al campo.

«Llevamos muchos años jugando el ‘play-off’ y a ver si este año por fin hay suerte», finaliza «Berni», el presidente-jugador. La van a necesitar.