«La Cruz de los Jóvenes», signo de unión, llega a la diócesis de Toledo

Desde este domingo y hasta el sábado 11 de diciembre recorrerá toda la provincia para conmemorar el 1950 aniversario de la Redención de Cristo

EP, ABC
TOLEDO Actualizado:

«La Cruz de los Jóvenes», procedente de Ciudad Real, peregrinará por la Diócesis de Toledo entre este domingo y el sábado 11 de diciembre, dentro de su recorrido por las diócesis españolas, como preparación a la Jornada Mundial de la Juventud que se van a celebrar en Madrid el próximo verano.

Así lo anunció ayer en rueda de prensa el arzobispo toledano, Braulio Rodríguez, acompañado del responsable del Secretariado Pastoral Juvenil, Raúl Tinajero, y el obispo auxiliar, Carmelo Borobia. Esta gran cruz, de casi cuatro metros de alto, tiene su origen en el Gran Jubileo de la Redención, convocado por Juan Pablo II en 1984 para conmemorar el 1950 aniversario de la Redención de Cristo.

Gran expectación

Por su parte, el responsable del Secretariado Pastoral Juvenil precisó que no tienen cuantificados el número de jóvenes que pueden participar en este homenaje, y aunque indicó que serán 20 los jóvenes que acompañen a la cruz en su peregrinación, ésta va a ser acogida con una «gran expectación» en las localidades a las que llegará.

La entrega de la cruz tendrá lugar a las 12.00 horas del 5 de diciembre en la Ermita del Cristo de Urda, portada por los jóvenes de la Diócesis de Ciudad Real, seguida de una procesión hasta la parroquia de esta localidad limítrofe. A las 13.00 horas, el arzobispo toledano y el obispo de Ciudad Real, Antonio Algora, concelebrarán una eucaristía.

Por la tarde, la cruz llegará a las 18.30 horas en Villacañas, y a las 21.30 horas a Madridejos, donde se le adorará durante toda la noche en las Clarisas. El 6 de diciembre la cruz llegará a Mora, para desplazarse después a Navahermosa, Sonseca y Yepes, donde se la adorará toda la noche en las Carmelitas. Proseguirá su recorrido el 7 de diciembre, por la cárcel de Ocaña, Seseña, Illescas, Yuncler, y terminará la jornada en Toledo, donde está previsto que llegue a las 20.30 horas al Convento de las Concepcionistas, desde donde partirá una procesión presidida por el arzobispo, que finalizará en los Jesuitas.

La adoración de la cruz esa noche tendrá lugar en el Seminario Mayor San Ildefonso. El 8 de diciembre proseguirá su recorrido por Fuensalida, Escalona, para finalizar en Torrijos, donde se la adorará toda la noche en las Concepcionistas.

El 9 de diciembre proseguirá por el Colegio Cristo de la Sangre de Torrijos, y regresará a Toledo, a los colegios de Santiago, Terciarias, Mayol, Santiago, Carmelitas, Milagrosa, Tavera, Infantes y Maristas.

Después, a las 15.00 horas pasará por la capilla de la Universidad, para continuar su camino hasta a Oropesa, donde será adorada toda la noche en las religiosas de la Fraternidad Reparadora. El viernes 10 de diciembre pasará por los colegios de Talavera de la Reina (Misioneras, Maristas y Agustinas, Milagrosa, La Salle) para llegar a las 17.00 horas a Guadalupe, y regresar a las 21.00 horas a Talavera, donde, tras ser recibida en la Colegiata, partirá en procesión hasta la Basílica del Prado, donde tendrá lugar una vigilia de oración.

Por último, el 11 de diciembre la Cruz pasará por las localidades de Corral de Almaguer, Quintanar de la Orden, donde se la despedirá camino de Villarrobledo, para que la reciba la Diócesis de Albacete.

El arzobispo indicó que en los países con una huella del cristianismo «absolutamente clara» y en una sociedad con una «laicidad sana, la cruz debe ser entendida no como un signo de división, y por eso muchas veces se quiere quitar de muchos sitios públicos, sino como algo que nos invita a los cristianos a vivir lo que vivió Jesucristo de amor, de entrega, de paz y solidaridad». «Y este es el sentido del caminar de la cruz por la Diócesis», defendió Rodríguez.

La historia

En 1984 la Cruz de los Jóvenes comenzó a peregrinar por todo el mundo. Un año más tarde, el Papa Juan Pablo II pidió que fuera llevada a Praga, entonces tras el telón de acero. Ese año se celebró el Año Internacional de la Juventud de la ONU y el Domingo de Ramos 300.000 jóvenes participaron en un encuentro con el Santo Padre en San Pedro del Vaticano. En diciembre, se anunció la institución de las Jornadas Mundiales de la Juventud (JMJ) cada Domingo de Ramos.

En 1987 se celebró la primera JMJ fuera de Roma, en Buenos Aires (Argentina). La Cruz pisó América por primera vez. dos años más tarde la Cruz visita España por primera vez, con motivo de la JMJ de Santiago de Compostela.

En 2003, el Papa entregó a los jóvenes una copia del icono de María, Salud Populi romani, y desde entonces peregrinan juntos la Cruz y el Icono. Seis años más tarde, en 2009, durante la celebración del Domingo de Ramos en la Plaza de San Pedro, Benedicto XVI entregó la Cruz y el Icono de la JMJ a los jóvenes madrileños, que peregrinaron hasta allí para la ocasión.